Saltar al contenido

Cambiar

Foto

MINISTERIO DE JUSTICIA | El camino liberal de Hernán Larraín

Ministerio de Justicia Ministro Larrain

  • Please log in to reply
2 respuestas a este tema

#1
ChicaLiberty

ChicaLiberty
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:Jardín Ciber

Zi9fhNj.png

Historia del topic acá

http://foros.fotech....a#entry23598562

 

 

 

 

:latercera:

02 Junio 2018

 

 

 

La compleja agenda del ministro Larraín

 

 

El titular de Justicia es uno de los más expuestos mediáticamente del gabinete. Debe impulsar una serie de proyectos que han sido criticados en el propio oficialismo. Este miércoles deberá enfrentar una interpelación en su contra.

 

 

HernanLarrainWEB.jpg

 

 

 

No ha sido fácil el aterrizaje del ministro de Justicia, Hernán Larraín, en el gobierno. Desde que asumió como secretario de Estado, Larraín ha tenido una agenda programática intensa y “compleja”, reconocen en La Moneda. Debido a la misma razón, sostienen que es uno de los ministros más expuestos mediáticamente, teniendo que enfrentar más de una crítica, incluso desde su propio sector.
 
El secretario de Estado tiene que encabezar varios proyectos que han estado en el foco de atención; por ejemplo, el proyecto de identidad de género, la indicación para la ley de adopción, y el proyecto de imprescriptibilidad de los delitos sexuales cometidos contra menores, entre otros.
 
De hecho, esas iniciativas están incluidas dentro de las 26 urgencias legislativas que ingresó el Ministerio de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), el pasado 29 de mayo, junto con otras que recaen en la cartera de Justicia.
 
Pero no solo “la carga legislativa” ha sido la razón del complejo aterrizaje en Justicia. El ministro ha tenido que lidiar con algunas descoordinaciones, según han calificado del propio Ejecutivo, a la hora de anunciar el contenido de los proyectos, lo que -según reconocen desde La Moneda- ha generado que Larraín manifieste su incomodidad en más de una oportunidad.
 
Uno de los primeros episodios fue cuando el Presidente Sebastián Piñera fijó, el 7 de abril pasado, postura sobre el proyecto de identidad de género, y dijo estar a favor de incluir a los menores desde los 14 años de edad para el cambio registral de sexo. Tema que genera resistencia en los sectores más conservadores de Chile Vamos y que -hasta hoy- tiene entrampada la discusión en la comisión mixta.
 
El “problema” fue, sostienen fuentes de Palacio, que minutos antes, en el marco de un consejo programático de la UDI, el ministro Larraín había dicho que “no hemos tomado una decisión definitiva”.
 
Ese hecho, de todas formas, pasó inadvertido. Ese mismo día, Larraín afirmó la polémica frase de que “la mayoría de jueces son de izquierda”, lo que le significó una semana de críticas del Poder Judicial y cuestionamientos privados del oficialismo, ya que el gobierno públicamente salió a respaldarlo y rápidamente dieron por superado el tema.
 
Un segundo episodio fue cuando, el 29 de abril pasado, la Segpres retiró el proyecto que venía de la administración de Michelle Bachelet y que repara a víctimas de violaciones a los DD.HH. Si bien el ministro estaba de acuerdo con la idea, acusó que fue avisado sobre la marcha.
 
La decisión generó tanto rechazo en la oposición que impulsaron una interpelación que se realizará este miércoles y que está a cargo de la diputada Carmen Hertz (PC). “Cuando tuve la certeza de este retiro por parte de quienes lo hacen en el gobierno, ya era tarde”, dijo Larraín cuando se aprobó la ofensiva.
 
De hecho, por estos días el secretario de Estado se ha enfocado en preparar junto a su equipo la interpelación. No ha realizado entrevistas, ha tenido poca exposición mediática y se ha dedicado a estudiar los temas. “Está minimizando riesgos”, comentan en su entorno.
 
Otro hecho que debió enfrentar el ministro fue cuando el Mandatario anunció, el 3 de mayo, la imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra menores. El día anterior, Larraín y el ministro del Interior, Andrés Chadwick, habían transmitido en el Congreso que el gobierno estaba por aumentar el plazo de la prescripción del delito.
 
Con todo, en esa oportunidad, en La Moneda destacaban el rol que jugó el ministro. De todas formas, la iniciativa -que está con urgencia suma en el Congreso- lo ha tenido dando explicaciones debido a que no genera consenso ya que algunos acusan que se afecta “la certeza jurídica”.
 
El último episodio que debió enfrentar el ministro Larraín es la decisión del Presidente Piñera de aplazar el envío de la indicación por adopción hasta después de la cuenta pública que se realizó el viernes. Otra iniciativa que genera división en Chile Vamos, debido a que la propuesta “no discrimina a nadie” y se deja abierta la opción de que familias homoparentales puedan adoptar.
 
El ministro exteriorizó su desacuerdo y dijo que “lamentaba” el retraso. Esto, según dijeron desde el gobierno, debido a que no le cayó bien que no pudiera cumplir, por segunda vez, el compromiso que había adquirido con el Congreso para ingresar la indicación.
 
En el Ejecutivo algunos comentan que con estos episodios se pone en riesgo el capital político del ministro, debido a que pierde “fuerza” su rol negociador con la oposición. Otros, en tanto, sostienen que es parte de la tarea que tiene que asumir como secretario de Estado y alinearse con lo que diga el Mandatario.
 
Con todo, en el Ejecutivo sostienen que la relación del ministro con el jefe de Estado es directa y que está bien evaluado en su trabajo. Una señal que apunta en esa línea fue cuando en la cuenta pública el jefe de Estado dijo que esta semana se ingresará finalmente la indicación. “Si no hubiese dicho nada del tema hubiese sido una mala señal”, comentan las mismas fuentes.
 
 
 
 

 


Editado por ChicaLiberty, 25 junio 2018 - 15:44 hrs..



#2
ChicaLiberty

ChicaLiberty
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:Jardín Ciber

:latercera:

12 Junio 2018

 

 

Cohecho: gobierno presenta propuesta y busca acuerdo para aumentar penas

 

 

 

 

Ministro de Justicia, Hernán Larraín, asistirá hoy a la comisión mixta que revisa los cambios al Código Penal en materia de delitos funcionarios.

 

 

 

Imagen-MINISTRO-DE-JUSTICIA-HERNAN-LARRA

 

 

Que el proyecto de ley que aumenta las penas en delitos funcionarios sea despachado durante este mes. Ese es el objetivo que se trazó el ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien -desde hace semanas- ha estado en conversaciones con parlamentarios de la oposición para llegar a un acuerdo en aumentar las penas en seis delitos: cohecho, cohecho a funcionarios públicos extranjeros, soborno, malversación de caudales públicos, negociación incompatible y fraude al Fisco.
 
Por esta razón, Larraín llegará hoy, a las 19.00, al Congreso, en Valparaíso, para participar de la segunda sesión de la comisión mixta que revisa el proyecto que modifica el Código Penal en lo relativo a los delitos de cohecho y soborno.
 
La instancia, que preside el DC Francisco Huenchumilla, agrupa en un boletín propuestas de un mensaje presidencial de Michelle Bachelet ingresado en junio de 2015, un proyecto presentado por diputados y otro impulsado por senadores (ver historia del proyecto).
 
Aumento de penas
 
En las iniciativas recopiladas, junto con modificar el Código Penal para aumentar las penas, se tipifican los delitos de administración desleal y de soborno entre particulares. De igual manera, modifica la ley 20.393 y 19.913 sobre responsabilidad penal en personas jurídicas y sobre lavados de activos, respectivamente.
 
Así, el ministro irá a la comisión mixta con una propuesta que plantea respaldar la iniciativa que se encuentra en tramitación. Idea que ya ha socializado con integrantes de la instancia, entre ellos, Huenchumilla y el senador PPD Felipe Harboe.
 
Junto con lo anterior, el ministro planteará la necesidad de revisar que no haya inconsistencias entre los distintos tramos de penas que plantean algunos delitos, por ejemplo, entre malversación de caudales públicos y fraude al Fisco. En Justicia explican que esto es necesario ya que, en uno de los apartados del proyecto, ambos delitos quedan con la pena de presidio menor en su grado máximo, siendo que malversación es más grave y debe quedar establecida una diferencia.
 
Respecto de los delitos de soborno y cohecho, en el Ejecutivo dicen que hay acuerdo en aumentar en un grado la pena. Según el Código Penal, el soborno es el delito que comete una persona cuando “le ofrece o consiente dar a un empleado público un beneficio económico indebido” para ejecutar u omitir un acto de su cargo. El cohecho, en tanto, es el delito que comete el empleado público al aceptar un beneficio económico (coima, soborno) o solicitarlo para “ejecutar o por haber ejecutado un acto propio de su cargo”.
 
En el gobierno explican que la iniciativa establece la diferencia entre tres tipos de cohecho: Simple, con infracción de deberes y para que se cometa algún crimen.
 
En el primero, por ejemplo, actualmente contempla una pena privativa de libertad de reclusión menor en su grado mínimo, es decir, desde los 61 días hasta los 540 días de cárcel. Y, además, establece una multa que va desde la mitad del valor ofrecido hasta igualar el monto. El proyecto, en tanto, propone presidio menor en su grado medio, es decir, desde 541 días a tres años, con una multa que va del valor recibido al doble.
 
El cohecho con infracción de deberes, en tanto, se sanciona en la normativa vigente con reclusión menor en su grado medio y una multa que va desde el valor que se le pagó hasta el doble. El proyecto, por su parte, estipula una pena privativa de libertad de presidio menor en su grado máximo, es decir, desde tres años y un día hasta cinco años, con una multa que va desde el doble de lo recibido hasta el cuádruple.
 
Larraín también propondrá perfeccionar la redacción respecto al delito de administración desleal, añadiendo que este se comete cuando hay una infracción a la ley; y perfeccionar la redacción de la suspensión de prescripción, para que quede establecido que cuando un funcionario sigue en su cargo no corre la prescripción.
 
Cumplir con la OCDE
 
Para el ministro es relevante que el proyecto se despache durante este mes, ya que, de esta forma, junto con cumplir el compromiso que realizó el Presidente Sebastián Piñera durante la cuenta pública, podrá concretar los cambios que solicitó la OCDE en esta materia.
 
De hecho, ayer la Segpres puso urgencia suma a la iniciativa (15 días de plazo para ser despachado). La premura, comentan en Justicia, radica porque un grupo de trabajo de la OCDE visitará Chile, entre el 2 y 6 de julio, para revisar el estado de avance de los compromisos adquiridos.
 
“Esperamos que el Congreso despache en el mes de junio este proyecto para estar al día con nuestros compromisos, que reflejan la voluntad política de todos los sectores para avanzar en la probidad pública”, sostuvo el ministro Larraín.
 
En Justicia explican que acudirán con una propuesta a la comisión mixta y no una indicación, argumentando que hay “elevado consenso” en la iniciativa. De esta forma, buscan que sean los mismos integrantes de la mixta quienes pidan añadir los cambios al proyecto.

 

 

 

 

 

Fuente:  http://www.latercera...r-penas/202006/



#3
ChicaLiberty

ChicaLiberty
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:Jardín Ciber

:latercera:

25 Junio  2018

 

 

 

El camino liberal de Hernán Larraín

 

 

 

Una serie de factores -políticos, familiares y coyunturales- explican para la UDI y sus cercanos el tránsito que el exsenador ha tenido en términos valóricos en los últimos 20 años: desde la defensa de la existencia de los hijos ilegítimos a la promoción de la ley de identidad de género y de adopción que no concitan el apoyo de todo Chile Vamos.

 

 

Imagen-Hernan-Larrain-21.jpg

 

 

Fines de agosto de 2013. El entonces senador UDI Hernán Larraín, en el lanzamiento del libro “Las voces de la reconciliación” del Instituto de Estudios de la Sociedad, pedía perdón por los hechos ocurridos con posterioridad al 11 de septiembre de 1973.
 
“Si ayuda pedir perdón, también libera saber perdonar. Por eso, ¿por qué no dar un paso personal en lugar de esperar que otros hagan lo que uno quiere oír? (…) Desde ya, hoy lo hago en mi nombre: pido perdón. Esta es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos”, manifestó entonces, ad portas de los 40 años del golpe.
 
El episodio marcaría un punto de inflexión -al menos en su discurso público- en el actual ministro de Justicia (70), quien fue uno de los defensores de Augusto Pinochet cuando estuvo detenido en Londres y nunca había negado su respaldo al régimen militar. Tras sus dichos se desató un arduo debate en el escenario político. En su partido, el dirigente nunca más fue visto igual, aún cuando sus posiciones “independientes” lo han caracterizado a lo largo de su trayectoria. Lejos del canon partidario, Larraín siempre estuvo a favor, por ejemplo, de reformar la Constitución o de realizar cambios al sistema binominal. Algo que hacía “trepar por las paredes” a líderes como Jovino Novoa, recuerda un dirigente.
 
Con el acto de 2013, militantes de diversos sectores reconocieron la capacidad del extimonel de la UDI de “adaptarse a los tiempos”. Cinco años después, en estos casi tres meses a la cabeza del ministerio de Justicia, han sido los temas “valóricos” los que lo han puesto de nuevo como protagonista en la opinión pública. En ellos, el secretario de Estado ha dejado de manifiesto su tránsito hacia visiones más liberales.
 
20 años después…
 
Corría 1997 y en el Senado se daba uno de los debates valóricos que marcó la transición: la ley que eliminaba la distinción entre los hijos “legítimos” (nacidos dentro del matrimonio) e “ilegítimos (fuera del matrimonio). Larraín, como toda la UDI, estaba en contra de la iniciativa, y lo planteó a viva voz.
 
“Cuando entran en colisión derechos de hijos o descendientes surgidos del seno de esa familia, formada consciente y regularmente, con los de hijos o descendientes nacidos de relaciones no formalizadas jurídicamente, el legislador se ve ante una alternativa insoslayable, que no admite términos medios: o protege y ampara la relación constituida en forma legal y favorece los derechos de esa comunidad familiar o, sencillamente, la ignora y considera que ella carece de suficiente entidad jurídica como para efectuar una distinción razonable de derechos entre los que forman parte de la misma y quienes le son ajenos”, dijo.
 
Veinte años después, erigido como titular de Justicia, su labor lo ha llevado a defender posiciones a favor del cambio de sexo registral en menores de edad y, en las últimas semanas, de la posibilidad de que parejas homoparentales adopten un niño. “El gobierno siente la responsabilidad de avanzar en todos los frentes, y este es un problema que existe. Lo que no queremos es jugar a la avestruz”, señaló a principios de abril, a propósito de la ley de identidad de género. Se trata de iniciativas que no concitan el apoyo de Chile Vamos y que lo ha llevado a enfrentarse con la presidenta de su propia tienda, la senadora Jacqueline van Rysselberghe, con quien hace años que no lleva una relación fluída. Todo comenzó con el enfrentamiento que tuvo, siendo intendenta del Biobío, con la mujer de Larraín, la entonces ministra de Vivienda Magdalena Matte, por la reconstrucción tras el 27/F; luego vinieron claras diferencias de estilo en la conducción de la UDI una vez que la senadora lo sucedió a la cabeza de la tienda.
 
“Hernán Larraín siempre ha tenido una mirada flexible y con capacidad de adaptarse a los desafíos que los nuevos tiempos le imponen a la sociedad. Eso lo ha tenido en lo político, mientras condujo la UDI en posiciones en torno a las reformas constitucionales y legales, como hoy es en la agenda valórica”, dice el diputado y expresidente gremialista Patricio Melero.
 
Es algo en lo que concuerdan sus amigos. “El mundo cambia y todos se dieron cuenta de que las familias cambian. Hoy es difícil encontrar hijos de derecha en las familias de los dirigentes UDI”, asevera un abogado que es estrecho amigo del exsenador. Otro parlamentario de la UDI plantea: “Todos hemos ido evolucionando, en eso está la inteligencia del ser humano, especialmente de la raza política: nos movemos siempre en el dilema entre principios u ortodoxia y realidad”.
 
En la UDI recalcan como factor el que Larraín sea ministro de Piñera, quien en posiciones valóricas ha tenido históricamente un discurso más liberal que el gremialismo. “(Él) es parte de un gobierno y tiene que alinearse, sería muy rara una rebelión de los ministros”, dijo Van Rysselberghe en abril, a propósito del tema. En Justicia, además, los dos subsecretarios que lo secundan -Lorena Recabarren y Juan José Ossa- también tienen posturas liberales en esta materia.
 
Una familia “fantástica”
 
Pero en el entorno de Larraín también dan por sentado que parte de su tránsito se debe a la influencia de su familia: Magdalena Matte y sus seis hijos. “¿Qué más liberal que sus hijos hicieran la película del “No”?”, afirma el amigo del ministro, apuntando a Pablo y Juan de Dios Larraín. En marzo -siete días antes de que Sebastián Piñera entrara nuevamente a La Moneda y el exsenador debutara como ministro- ganaron el Óscar a la mejor película extranjera con “Una mujer fantástica”. La protagonista: la actriz transgénero Daniela Vega.
 
En el círculo del ministro reconocen que la relación con sus hijos y las conversaciones de los días domingos en los almuerzos familiares han influido en su visión frente a estos temas. “Él ha ido con los tiempos. Cuando fue presidente de la UDI hizo un mea culpa con el tema de la dictadura, ha ido creciendo. Por ejemplo, en el tema de identidad de género, donde nadie en Chile era muy experto, él ha aprendido y se ha adaptado”, señala un cercano del gremialista.
 
“Los hijos lo han penetrado mucho, eso le pasa a mucha gente que, de acuerdo a sus experiencias personales, evolucionan en su pensamiento”, plantea un diputado gremialista. Lo respalda el abogado y amigo de Larraín: “Más allá de sus posturas de hace 20 años, sus hijos muestran que los formaron en libertad”.
 
A principios de mayo, Evópoli eligió a su nueva mesa directiva. Desde entonces, a la cabeza de la colectividad está Hernán Larraín Matte, hijo del titular de Justicia. “Es una relación que es muy respetuosa, muy profesional, de mucho respeto a las posiciones políticas que cada uno tiene y al mismo tiempo es muy cívica. Se conversa los días domingos con mucha franqueza los temas y se trabaja con el rol que a cada uno le corresponde en la semana”, explica Larraín Matte a La Tercera PM.
 
Desde esa colectividad se plantea que el gobierno ha recogido gran parte de su agenda liberal y que el Ejecutivo, el Presidente y el ministro Larraín están en sintonía con lo que piensa la mayoría de la ciudadanía en estos temas.
 
 
 
 
 

Editado por ChicaLiberty, 25 junio 2018 - 15:43 hrs..






También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: Ministerio de Justicia, Ministro Larrain

1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos