Saltar al contenido

Cambiar

Foto

CAPÍTULO 7 | Una alianza desconocida

AFV Marcas Profundas

  • Please log in to reply
1 respuestas en este tema

#1
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

y3DKSy3.png

 

1. INT.  DEPTO. GONZALO – DORMITORIO – ANOCHECER.

 

Gonzalo (Etienne Bobenrieth) está tendido sobre su cama. Se encuentra meditando sobre lo ocurrido en la tarde con su novia. De pronto, toma su celular y ve una foto de él donde sale abrazado con Matilde (Mariana Di Girólamo). Gonzalo no puede evitar llorar. De repente, su celular suena. Al oírlo, deja la foto sobre su velador y se seca las lágrimas para contestar.
 

- ¿Aló? – contesta Gonzalo. - ¿Lorenzo?

 

owWEf0h.png

 

- Gonzalo, ayúdame, ven rápido a mi casa – dice Lorenzo, al otro lado del teléfono.

- ¿Por qué? ¿Qué pasó? – pregunta Gonzalo, preocupado al oír el tono de aflicción en la voz de su amigo.

- Necesito que me acompañes a la comisaría – dice Lorenzo, afligido.

- ¿A la comisaría? ¿Por qué? – Gonzalo que se encontraba aún tendido sobre su cama, se levanta rápidamente quedando sentado sobre ella.

- A mi mamá se la llevaron detenida.

- ¿Por qué?

- ¡Ven rápido! ¡Ahí te cuento!

- Voy altiro para allá, quédate tranquilo – dice Gonzalo y luego cuelga su celular.

 

Gonzalo se levanta rápido de su cama y se dirige rápido hacia la puerta.

 

 

jYX29BM.png

 

2. INT. CASA SANHUEZA – DORMITORIO MATILDE – ANOCHECER.

 

Matilde está tendida en su cama boca abajo, llorando desconsoladamente luego de la discusión que tuvo con Gonzalo. Pensaba que lo iba a perder. De pronto suena su celular y lo contesta rápidamente.
 

- ¿Aló? – dice Matilde, secándose rápidamente sus lágrimas.

- Matilde, amiga, soy yo la Dani – dice una voz femenina.

- ¿Dani? Tanto tiempo, ¿cómo estai? – dice Matilde, mostrando algo de serenidad.

 

fGpxPwY.png

 

- Yo estoy bien. ¿Y tú qué onda? ¿Te oigo como triste? – dice Daniela, mostrándose preocupada por su amiga.

- No, no es nada. Sólo… algo que me pasó.

- ¿Por qué? No me digai que te peleaste con el Gonzalo.

- Bueno… sí, algo así. Es que cometí un error grave y estoy tan afligida, no lo veo desde hace horas.

- Pucha, amiga. Pero de ahí me contai. Oye, ¿te tinca si vamos a carretear juntas para pasar las penas?

- No sé, Dani, es que… no tengo cabeza para nada – responde Matilde, dudando.

- Mira, si es puro bailar para dejar salir las malas vibras e igual tomar un poquitito que sea. Insisto, amiga. No acepto un no como respuesta.

- Bueno ya. Vamos – dice Matilde, ya sonriendo.

- ¿Te voy a buscar a tu casa a las 10?

- Bueno, ahí nos vemos. Avísame cuando llegues. Chao.

 

Matilde sonriente cuelga su celular, pero se pone triste nuevamente al ver una foto donde sale ella abrazada a Gonzalo.

 

3. INT. CASA DOMÍNGUEZ – LIVING – ANOCHECER.

 

Isabel (Luciana Echeverría) y Emiliano (Hernán Contreras) se encuentran besándose en el sofá.
 

- Mi amor – dice Isabel – ¿qué quieres hacer ahora?

- No sé, dime tú – dice Emiliano.

- Bueno, yo quiero salir a bailar a alguna parte. Es que me siento encerrada aquí y la Sofía todavía no llega y me aburro aquí en la casa.

- Bueno, mi amor, dime dónde y yo te llevo – dice Emiliano.

- Bueno, quiero ir a esa discotheque nueva, “Rising Club”.

- Me tinca. Dicen que su fiesta de inauguración fue todo un éxito y todos la pasaron bien.

- Bueno, vamos entonces – dice Isabel, animada levantándose del sofá.

- Espera, ¿no vamos a esperar a la Sofía para avisarle siquiera? – dice Emiliano.

- Sí, pero es que siempre que sale se demora caleta en llegar. 

 

Justamente, Sofía y Rafael entran por la puerta, Sofía lleva consigo algunas bolsas y pasan por el living para saludar a Emiliano e Isabel.
 

- ¡Hola! Trajimos algunas cositas para picar – dice Sofía.

- ¿Por qué? ¿Qué vamos a celebrar? – dice Emiliano.

- Vamos a celebrar… que las cosas están yendo como esperábamos – dice Sofía.

- ¿Cómo qué? – pregunta curiosa Isabel.

- ¡Ay! No hagas tantas preguntas y ayúdame a poner las cosas encima del comedor – responde Sofía.

- Es que… justamente te queríamos pedir permiso para que la Isabel y yo fuéramos a bailar a la discotheque – dice Emiliano. – Es que ella se siente tan encerrada y…

- Pero, pucha, ¿no nos van a acompañar? – pregunta Sofía, extrañada. – Quédense chiquillos para que no estemos tan solos.

- Bueno, pero de ahí ¿nos podemos ir a esa discotheque nueva que inauguraron la semana pasada? – pregunta Isabel.

- Sí, chiquillos, si pueden ir – dice Sofía – sólo porque tenemos una razón para celebrar.
 

Isabel y Emiliano comienzan a dejar las cosas sobre el comedor. Isabel toma algunos paquetes de papas fritas y otras cosas y Emiliano toma unas botellas de bebida. Rafael se dispone a ayudar cuando Sofía lo detiene.

 

- Lo hiciste muy bien hoy – dice Sofía, en voz baja.

- Gracias. Pero ¿de verdad crees que todo esto baste? – pregunta Rafael, también en voz baja.

- Sí. Justo el día del funeral de tu papá. Es perfecto para que paguen. Primero, paga tu papá con su vida en ese accidente, luego tu mamá en la cárcel y de ahí finalmente haremos caer a tu hermano.

- Pero, ¿cómo?

 

nJjeV7W.png

 

- Eso déjamelo a mí. Ahora, ayúdame con las cosas.
 

4. INT. COMISARÍA – PASILLO – NOCHE.

Lorenzo y Gonzalo se encuentran en la comisaría conversando con un policía.
 

- ¿Cómo que no puedo ver a mi mamá? – dice Lorenzo, preocupado.

- Lo siento mucho, joven, pero es así. No puede verla ya que la están interrogando – dice el policía.

- Pero se trata de su mamá, ¿cómo no pueden hacer algo para que la pueda ver? – dice Gonzalo.

- Claro que la puede ver, pero por ahora son las órdenes del comisario – dice el policía.

- Quiero hablar con él, ahora – dice Lorenzo.

- Lo siento, pero es él quien la está interrogando, así que tendrá que esperar a las órdenes de él. – dice el policía quien luego se va.
 

Lorenzo lanza un gran suspiro y no puede evitar su gran preocupación.

 

5gRxR1s.jpg?1

 

- Tranquilo, Lorenzo, ya podrás ver a tu mamá – dice Gonzalo, tratando de animar a su amigo mientras le da algunas palmadas en la espalda.

- Pero, ¿por qué a ella? ¿Por qué a mi mamá, que nunca ha sido capaz de matar ni a una sola mosca? – dice Lorenzo, quien no puede evitar las lágrimas. – Esa loca de mierda, estoy seguro de que le sacó el aro para plantarle esa prueba en su contra.

- Bueno, sea lo que sea, debe haber una razón.

- No sé las razones, ése es el problema. Mi mamá las sabe.

- ¿Y ya le pediste que te lo diga?

- No me quiere decir. Dice que es parte de su pasado y que no quiere hablar de eso – Lorenzo rápidamente abraza a su amigo. – ¿Qué voy a hacer, Gonzalo?
 

Gonzalo de pronto rompe a llorar.
 

- ¿Qué pasa, Gonzalo? – pregunta Lorenzo, preocupado y separándose de él para confirmar su llanto. – ¿Por qué estai llorando?

- Es que… hoy me peleé con la Matilde – dice Gonzalo.

- ¿Por qué? – pregunta Lorenzo, preocupado.

- Es que… no sé, pensé que ella confiaba en mí, pero… no sé. No la veo desde la tarde después del funeral de tu papá y de verdad que la echo de menos.

- Sería una lata que ustedes terminaran. Ella es tan tierna. Y tú también, amigo, eres una buena persona.

- Gracias, Lorenzo, tú igual – dice Gonzalo, abrazándolo.

- ¿Te puedo pedir un favor? – Lorenzo se separa de Gonzalo – ¿Podrías ir a dormir a mi casa hoy? Es que no quiero estar solo – dice Lorenzo, algo afligido.

- Ningún problema, amigo – dice Gonzalo. – Así nos haremos compañía por este mal día que hemos tenido.

 

LHBNxVS.png
 

Ambos amigos se vuelven a abrazar, pero se apartan cuando el mismo policía que le prohibió a Lorenzo ver a su madre se acerca a ambos jóvenes.
 

- Listo, joven. Su madre fue trasladada a la celda – dice el policía. – Puede ir a verla.

Lorenzo no puede evitar su gran alegría.

5. INT. COMISARÍA – CELDAS – NOCHE

Beatriz está afligida, sentada en la dura cama de la celda cuando Lorenzo y Gonzalo se acercan.

 

- ¡Mamá! – dice Lorenzo, corriendo hacia su madre.

- ¡Lorenzo! ¡Mi amor! – dice Beatriz, con alegría.

 

Beatriz-c7.png

Lorenzo toma las manos de su madre.
 

- ¿Cómo estás, mamá? – pregunta Lorenzo.

- Bien, bien, pero estoy confundida por esto que pasa – dice Beatriz.

- Tía, no se preocupe. Estoy seguro de que esto se aclarará muy pronto – dice Gonzalo.

- Gracias, Gonzalo – dice Beatriz, sonriente. – Lorenzo, prométeme una cosa.

- No, mamá. La palabra promesa siempre me trae malos recuerdos – dice Lorenzo.

- No, escúchame. Prométeme que me vas a sacar de aquí por todos los medios posibles. Sabes perfectamente que yo no maté a nadie. Cuando te llamen a declarar, quizás a ti te crean. Por favor, mi amor. Prométemelo – dice Beatriz, acariciando el rostro de su hijo.

- Mamá, te juro por la memoria del papá que voy a hacer todo lo posible por probar tu inocencia – dice Lorenzo. – Estoy seguro de que esa mujer fue la que te plantó esa prueba.

- Eres un buen hijo, Lorenzo – dice Beatriz, sonriendo.

6. INT. CASA DOMÍNGUEZ – RECIBIDOR – NOCHE.

Sofía se dirige desde su escritorio a abrir la puerta. En eso, deja de oír los golpes y cuando abre la puerta, ve que no hay nadie frente a la puerta. Mira a ambos lados para lograr ver a la persona que tocó a su puerta. De pronto, ve en el suelo un sobre grande y lo recoge, mientras desde un árbol cerca de la casa alguien la acecha. Sofía ve que el sobre sólo lleva escrito en mayúsculas “SOFÍA DOMÍNGUEZ”. Sofía lo analiza un rato, luego entra a la casa y se dirige rápidamente a su estudio para ver el contenido del sobre.

7. INT. CASA DOMÍNGUEZ – ESTUDIO – NOCHE.

Sofía saca rápidamente el contenido del sobre que no estaba sellado. En el sobre, hay dos diarios de distintos días. En el titular del primer diario se lee
 

“FALLECE MUJER ATROPELLADA EN PEDRO DE VALDIVIA”.
“La mujer de 38 años murió la noche de ayer al interior de la clínica”

Sofía se dispone a doblar el diario cuando cae otro sobre blanco sellado, más pequeño que el otro. Sofía lo recoge, lo rompe para ver su contenido y ve un pequeño papel doblado que, al desdoblarlo, ve que sólo contiene las palabras “MENTIROSA” con distintas letras recortadas de revistas.
 

Sofía se queda asombrada con esto cuando suena su celular. Al verlo, sólo dice “Número desconocido” y lo contesta.
 

- ¿Aló? – dice Sofía, quien no obtiene respuesta inmediata. – ¿Aló? ¿Con quién hablo?

- ¡Mentirosa! – dice al teléfono una voz distorsionada. – Tú sabes que todo es mentira.

- ¿Con quién hablo? – pregunta Sofía, sin entender.

- Tú mataste a Fernando. Y también sé que mataste a Antonia.

- Responde, cobarde, ¿quién eres? – grita Sofía.

 

kmj36Cu.png

 

- Muy pronto vas a caer. No vas a poder mantener a Rafael siempre de tu lado porque solo te estás aprovechando de su amnesia. Tú vas a caer sola, poco a poco. Empezarás a cavar tu propia tumba. Prepárate porque ese día va a llegar muy pronto.

- Mira, imbécil, no sé quién eres, pero en cuanto lo sepa, te juro que te voy a… – Sofía se interrumpe cuando se da cuenta de que el hombre misterioso colgó el teléfono.

 

Sofía mira con rabia su teléfono y lo deja sobre el escritorio. Toma el anónimo y rompe con rabia.

8. INT. DISCOTHEQUE “RISING CLUB” – SALA PRINCIPAL – NOCHE.

Matilde se encuentra con su amiga Daniela Benavente (Denise Rosenthal), de 24 años, ambas están bailando al ritmo la canción Dance Again de Jennifer López & Pitbull mientras hablan.
 

- ¿Viste? Te dije que esto te iba a hacer bien – dice Daniela.

 

z1WDpVb.png

 

- Sí, Dani, me siento muy liberada – dice Matilde. – ¿Quién es Gonzalo?

- Tampoco estís enojada con él, si él es tan simpático y romántico – dice Daniela.

- Sí, pero se puso muy cabro chico, así que no lo pienso perdonar todavía.

- Pero también tenís que reconocer que la embarraste.

- Bueno, él será romántico y muy buena persona, pero cuando se pone celoso, se pone muy cabro chico y prefiero no acercarme más a él.

- Bueno, igual una mujer quiere evitar a un hombre celoso.

 

A unos metros, entre la multitud se encuentran Isabel y Emiliano. Isabel sólo bebe un poco de bebida light, mientras Emiliano bebe un vaso de piscola.
 

- ¡Ya po, Emiliano! ¡Déjate de tomar! – dice Isabel. – ¿No ves que me tenís que ir a dejar después?

- Ay, pero, ¿qué tiene, mujer? Hace tiempo no la pasábamos tan bien – dice Emiliano, evidentemente ebrio.

 

Tdrn182.png

 

- Sí, pero me carga cuando estás curado, te ponís tan catete. Aparte ya te hai tomado como 3 piscolas y un ron – dice Isabel.

 

Matilde sigue bailando con su amiga, cuando se fija en la presencia de Emiliano e Isabel y deja de bailar.
 

- ¿Matilde, qué te pasa? – dice Daniela, quien deja de bailar cuando ve a su amiga quien también dejó de bailar.

- Ese weón me sale hasta en la sopa – dice Matilde.

- ¿Quién? ¿Gonzalo?

- No. ¿Te acordai que hace rato te conté del tipo que me trató de besar? Ahí lo tienes – dice Matilde, señalando a Emiliano.

- ¿Ese mino rubio con barba que está con la piscola y la flaca esa?

- Sí, ese mismo.

- A mí me parece raro porque mira lo acaramelado que anda con la flaca.

- Eso me dio rabia, saber que están pololeando y que él tenga la frescura de andarme joteando.

Mientras, Emiliano trata de besar a su novia a la fuerza quien lo evita.

 

- ¡Ya, Emiliano! No te pongai cargante – dice Isabel, quien comienza a pegarle para que él se separe de ella. – Tú sabís que me carga que me beses pasado a copete.

- Pero si eso quiero, mi reina, un besito – dice Emiliano, quien intenta besarla de nuevo.

- ¡Ya, para! – dice Isabel, quien lo empuja y se aleja de él.

- ¿A dónde vai? – dice Emiliano, preocupado.

- Al baño – dice Isabel. – A refrescarme y a tratar de sacarme el recuerdo de tu olor a copete.
 

Isabel se marcha, dejando a Emiliano solo, quien luego se fija en que Matilde está en el mismo lugar. Mientras, Matilde y su amiga siguen bailando justo cuando termina la canción.
 

- Ya, amiga, yo me voy al baño – dice Daniela, agotada. – Me voy a refrescar un poco. ¡Estoy agotada tanto bailar!

- Bueno, yo te espero aquí y pido algún trago para las dos – dice Matilde, mientras Daniela se va.

 

Matilde se dirige al bar y se sienta para pedirle al barman unas dos bebidas. Emiliano la ve ahí y la sigue.
 

- Matildita, linda, preciosa – dice Emiliano, ebrio y abrazando a Matilde.

- Emiliano, suéltame – dice Matilde, empujándolo.

- Pero, ¿cómo, mi amor? ¿No me vas a dar un besito?

- ¿”Mi amor”? No seai barsa. Mejor pídele un beso a tu polola.

- Pero si sólo un besito, aparte será un secreto entre los dos – dice Emiliano, quien se acerca para besarla.

- ¡No, Emiliano, no! – dice Matilde, quien trata de zafarse de Emiliano para no besarlo.

 

Pero muy tarde, Emiliano ya besó a Matilde mientras ella trata de forcejear para separarse de él. Sin embargo, Isabel sale del baño y al no ver a Emiliano en el lugar en el que estaban, lo busca entre la multitud, pero grande es su sorpresa e impacto al ver a Emiliano besándose con Matilde.

 

Isabel-c7.png

 

9. INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO RAFAEL – NOCHE.

Gonzalo comienza a desvestirse para dormir, quitándose los calcetines y la polera, quedando únicamente en boxers. Lorenzo entra al dormitorio, con una musculosa y sus bóxers.
 

- Así que… aquí vas a dormir – dice Lorenzo. – En la pieza que alguna vez fue la de mi hermano.

- Y lo va a seguir siendo, Lorenzo – dice Gonzalo, quitándose los pantalones y quedando únicamente en calzoncillos.

- Después de que él y esa mujer denunciaran a mi mamá, me rendí.

 

Lorenzo mira un recuadro de una foto colgado en la pared, como recuerdo de la licenciatura de ambos en cuarto medio y no logra evitar llorar.
 

- No, Lorenzo, no digai eso – dice Gonzalo, acercándose a su amigo. – Sé que es difícil que recupere la memoria, pero no imposible.

- Sí sé, pero yo ya me rendí. Está convencido de las mentiras de esa loca y no sé qué hacer – dice Lorenzo, secándose sus ojos.

- Mira, yo sé que llevamos poco tiempo de conocernos, pero llegamos a ser grandes amigos. Y ahora mismo te considero mi mejor amigo. Eres una gran persona y sé que lograrás tus metas y yo te apoyaré en lo que sea.

- Gracias, yo también te considero mi mejor amigo. Eres casi como un hermano para mí.

 

Lorenzo y Gonzalo se dan un abrazo amistoso. Lorenzo no logra evitar llorar nuevamente, pero el reconfortante y cálido abrazo de su amigo lo tranquiliza un poco.

 

brkPhW2.png

 

10. INT. DISCOTHEQUE “RISING CLUB” – SALA PRINCIPAL – NOCHE.

 

Isabel sigue impactada viendo cómo su novio besa a Isabel.
 

- ¡Emiliano! – grita Isabel, afligida.

 

Emiliano rápidamente reacciona para ver la expresión de impacto de Isabel. Matilde hace lo mismo y se ve asustada.

 

tgr1NER.png
 

- ¡Isabel! – dice Emiliano, asombrado.

Emiliano intenta acercarse a Isabel, pero ella se va corriendo al baño. Matilde rápidamente corre hacia donde está su amiga, quien ya salió del baño cruzándose con Isabel.
 

- Matilde, ¿qué pasó? – pregunta Daniela.

- Vámonos de aquí – dice Matilde, afligida.

- ¿Por qué? Tenemos toda la noche para divertirnos.

- ¡No hagai preguntas! ¡Vámonos! O si no, me voy yo sola.

- Bueno, pero dime por qué te querís ir tan luego.

 

De pronto, Emiliano ebrio se dirige a Matilde.
 

- No, Matilde, no te vayai – dice Emiliano, tratando de retenerla.

- ¡Suéltame, weón! – dice Matilde, empujándolo. – No te quiero ver nunca más en toda mi vida.

 

Daniela rápidamente entiende y ambas amigas se van y Emiliano intenta seguir a Matilde, pero de pronto ve la puerta del baño de mujeres cerrada, recordando que Isabel se encerró ahí luego de presenciar la escena.

 

11. INT. DISCOTHEQUE “RISING CLUB” – BAÑO MUJERES – NOCHE.

Isabel se encuentra frente al espejo, con ambas manos apoyadas sobre el lavamanos. Está llorando silenciosamente, destruida por la escena que acaba de presenciar de su novio ebrio besándose con Matilde. Se oye que alguien toca la puerta del baño con insistencia.
 

- Isabel, mi amor, abre la puerta – dice Emiliano.

- ¡Ándate, weón! ¡Déjame tranquila! – dice Isabel enojada.

 

Isabel-c7-2.png

Emiliano insiste e Isabel rápidamente busca en su pequeño morral su celular y llama rápidamente a Sofía.

12. INT. CASA DOMÍNGUEZ – ESTUDIO – NOCHE.

Sofía cierra su notebook luego de apagarlo para irse a acostar cuando de pronto suena su celular. Sugestionada, se asusta y lo toma rápidamente, pero se alivia al leer en la pantalla “ISABEL”.
 

- ¿Aló, Isabel? – contesta Sofía, más tranquila.

- Sofía, ven a buscarme por favor – dice Isabel, al otro lado del teléfono

- Isabel, ¿estás bien? ¿Estás llorando?

- No me hagai preguntas y ven, por favor.

- ¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Y Emiliano? – pregunta Sofía, preocupada.

- ¡No me hables de ese imbécil! Porfa, ven a buscarme – dice Isabel.

- Bueno, está bien, te voy a buscar altiro.
 

Sofía cuelga su celular y lanza un gran suspiro al no entender por qué Isabel estaba tan mal.
 

13. EXT. DISCOTHEQUERISING CLUB” – NOCHE – MINUTOS DESPUÉS.

Sofía llega en su auto e Isabel rápidamente llega a la entrada. Sofía sale de su auto e Isabel corre rápidamente a abrazarla.
 

- Isabel, ¿qué pasó? – dice Sofía, con un tono de ternura.

 

Sofia-c8-1.png

 

- Vámonos, al tiro – dice Isabel, entre lágrimas. – Te cuento en el camino.
 

Sofía e Isabel se suben al auto y parten enseguida, mientras Emiliano trata de detenerla.
 

- ¡No! ¡Isabel, mi amor! – dice Emiliano.

Emiliano mira algo triste cómo se va en el auto Isabel. Matilde, mientras tanto, se dirige con Daniela al auto de ésta.
 

- Matilde, no te vayai – dice Emiliano, tambaleándose por su estado de ebriedad.

Matilde sólo lo ignora y se sube al auto y cierra la puerta.
 

- ¡Matilde, no! – dice Emiliano, ebrio y tocándole la puerta.

El auto de Daniela parte enseguida y se van. Mientras, a lo lejos, se ve a Sebastián (Ricardo Vergara) pasando cerca de la discotheque. Sebastián al acercarse a la entrada, ve a Emiliano y se asombra al verlo.
 

- Emiliano, ¿qué hacís acá? – pregunta extrañado Sebastián, acercándose a su hermano.

- Si te dije que iba a venir con la Isabel – dice Emiliano.

- Sí, por eso pregunto. ¿Qué estay haciendo acá afuera?

- Perdiendo a todas las mujeres de mi vida - dice Emiliano, justo en la cara de Sebastián, quien siente su aliento a alcohol.

- Weón, estay pasado a copete – dice Sebastián, quien tose con repugnancia. – Así no podís volver al depto en el auto.

- Me importa un pico. Perdí a la Isabel y no me quiero ir todavía. Déjame seguirla pasando bien.

- ¿Qué pasó? No me digay que te peleaste con ella – dice Emiliano.

- ¿Y qué te importa a ti si me peleé con ella? Si tu la odiai.

- No podís seguir así definitivamente. Te voy a llevar al departamento.

- Pero si tú conducís como niñita.

- ¡Ya no te pongai pesado! – dice Sebastián, apoyando el brazo de su hermano sobre su hombro para llevarlo al auto.

 

U7oayka.png

 

- ¡El amor vale callampa! – grita Emiliano, con su evidente estado etílico. – ¡Púdranse las mujeres! ¡Muerte a las vaginas!

- ¡Cállate, weón! – dice Sebastián, avergonzado por el escándalo que hace su hermano.

 

Sebastián intenta hacer que Emiliano entre al auto, pero Emiliano se aleja un poco, acercándose a un lado de la pared de las afueras de la disco y empieza a vomitar.

 

- ¡Ay, Emiliano, qué asco! – dice Sebastián, con repugnancia y comienza a lanzar unas arcadas, sin aguantar el asco de ver a su hermano vomitando y se da vuelta para no verlo.

 

14. INT. CASA GARRIDO – PASILLO PRIMER PISO – DÍA SIGUIENTE.

Lorenzo oye el timbre sonar y abre rápidamente la puerta, pero no ve a nadie. De pronto, ve un sobre blanco sobre el felpudo. Lo toma rápidamente y lo analiza un rato. Luego cierra la puerta y decide subir para mostrárselo a Gonzalo.
 

15. INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO DE RAFAEL– DÍA.

Lorenzo entra rápido al dormitorio.
 

- ¿Qué pasa? ¿Quién era? – dice Gonzalo, quien, tras bañarse, termina de vestirse y se pone su polera.

- Mira – dice Lorenzo, enseñándole el sobre. – Me llegó esto.

- Bueno, ábrelo y vemos qué es.

Lorenzo abre rápidamente el sobre y junto con Gonzalo, se asombra al ver el contenido del papel que había en él.
 

16. INT. DEPTO. MONTERO – DORMITORIO EMILIANO – DÍA.

Emiliano se encuentra durmiendo en su cama, únicamente cubierto con las frazadas y sábanas de su cama. De pronto, se despierta y se queja de un fuerte dolor de cabeza y se da cuenta de que no lleva nada puesto más que su ropa interior. Por la puerta de su dormitorio se asoma su hermano Sebastián totalmente vestido.
 

- Seba, ¿qué pasó? ¿Cómo amanecí aquí? – dice Emiliano, quien se levanta un poco de la cama y rápidamente se lleva ambas manos a la cabeza, masajeándosela por el dolor.

- ¿No te acordai? Claro porque andabai enfermo de curado – dice Sebastián. – Si hasta vomitaste anoche afuera de la disco. Fue tan asqueroso.

Emiliano se destapa y se sienta a un costado de la cama cuando repentinamente, se le vienen a la mente los recuerdos de la noche anterior de cuando besó a Matilde e Isabel los vio. Se lleva ambas manos a la cara dándose cuenta de todo.

 

gt6tbfe.png
 

- ¿Qué pasó anoche? – dice Sebastián, preocupado y acercándose a su hermano.

- ¡Soy un weón! ¡El weón más grande del mundo! – dice Emiliano, afligido.

- Emiliano, ¿qué pasó, hermano?

- La embarré – dice Emiliano, abrazando a su hermano.
 

Sebastián sólo abraza a su hermano consolándolo sin entender de lo que habla.

17. INT. COMISARÍA – CELDAS – DÍA – 30 MINUTOS DESPUÉS.

Beatriz se encuentra dormitando un poco, cubierta con una frazada cuando Lorenzo y Gonzalo aparecen.
 

- Lorenzo, viniste – dice Beatriz, sonriendo.

Lorenzo besa a su madre entre las rejas, pero sin decir nada.
 

- ¿Qué pasa, Lorenzo? – pregunta Beatriz. – ¿Y ese sobre?

- Mira, mamá. No vas a creer lo que tiene. – dice Lorenzo, sacando el contenido del sobre y pasándoselo a su madre.

 
Lorenzo le pasa el papel a su madre, quien lo despliega y se asombra al leer un anónimo con letras recortadas de diarios y revistas:
 

“PRONTO SE DESTAPARÁ TODO”.

Beatriz mira asombrada a su hijo.
 

- ¿Y esto? – pregunta Beatriz. – ¿Quién mandó esto?

- No sé, no tiene remitente – dice Lorenzo, quien lee el remitente en el sobre blanco.

- ¿Tienes alguna idea de quién pudo haber sido? – pregunta Beatriz.

- No, pero según puedo deducir, está de nuestra parte.

- No sé, principito. Ten cuidado. No te fíes mucho de esa gente que manda anónimos.

- Lo mismo digo, pero, ¿quién les dice si de verdad quiere ayudarles? – dice Gonzalo, con bastante optimismo.
 

De pronto, Sofía se acerca.
 

- ¡Sofía! – dice Beatriz, enojada.

- ¿Qué haces tú aquí? – dice Lorenzo, enojado.

 

n8f2uZE.png

 

- No vine a pelear con nadie – dice Sofía.

- ¡No te creo nada! – dice Lorenzo con rabia.

- ¡A ver, pendejo! ¡Yo vine a hablar con tu mamá! – dice Sofía.

- ¡Ándate de acá antes de que te eche a patadas! – dice Lorenzo, enojado, pero Gonzalo lo intenta calmar.

- Lorenzo, no te preocupes – dice Beatriz, serena. – Espera afuera con Gonzalo.

- ¿Estás segura, mamá? No me fío de esta mujer – dice Lorenzo.

- Confía en mí, voy a estar bien – dice Beatriz.

 

Lorenzo y Gonzalo salen de las celdas, dejando solas a Beatriz y a Sofía, quienes se miran cara a cara.

 

Beatriz-c7-2-1.png Sofia-c7.png

 

CONTINUARÁ...




#2
Chrisfe

Chrisfe

    Vida? Me suena esa palabra...

  • Moderador
  • 38.949 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea

Es tan tierno y buen amigo Gonzalo :amor: :maldita:

 

Emiliano dando jugo en la disco. Pasó de todo ahí :cahuin:

 

Quedé intrigado por los anónimos :duda: Seguro Sofía culpará a Beatrriz  o a Lorenzo de esto.

 







También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: AFV, Marcas, Profundas

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos