Saltar al contenido

Cambiar

Foto

CAPÍTULO 2 | Al fin te encontré

AFV Marcas Profundas

  • Please log in to reply
2 respuestas a este tema

#1
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

y3DKSy3.png

 

1. INT. CLÍNICA – HABITACIÓN 214 – DÍA.

 

Beatriz (Ingrid Cruz) después de 24 años, vuelve a ver a quien fuera su gran amiga en el pasado.

 

- ¡Sofía! – dice Beatriz, impactada. – ¡No! ¡No puede ser!

- Hola, Bea – dice Sofía (Alejandra Fosalba), con malicia. – Tanto tiempo. ¿Cómo has estado?

 

Beatriz trata de evadir a Sofía quien se acerca cada vez más.

 

Sofia-2.png

 

- ¡No! Tranquila – dice Sofía, deteniéndola. – No te vengo a hacer daño. Sólo te quería saludar y ver cómo te tratan en esta clínica.

- Pero… – dice Beatriz, asustada. – Tú estabas internada en una clínica psiquiátrica.

- Te equivocas. Con un poco de ayuda, pude escapar de ahí. No necesitaba ningún psiquiátrico para que me sanaran. Yo estoy completamente cuerda

- ¡No! Tú estás enferma, completamente enferma.

 

Sofía se acerca lentamente a Beatriz con mirada amenazante.

 

- Debiste haber muerto con tus hijos. Tú me quitaste al hombre de mi vida – dice Sofía, enojada y amenazante.

- Ahora ya no te tienes que preocupar por él – dice Beatriz. – José Antonio está muerto.

 

Sofía se impacta al saber eso.

 

- ¡No! – dice Sofía, impactada. – ¡No! ¡Imposible! ¡Me estás mintiendo!

- No – dice Beatriz. – Él murió. Y no sé por qué, pero estoy segura de que tú tuviste algo que ver con el accidente.

 

Q85oxHQ.png

 

- ¡Perra desgraciada! Todo esto es por tu culpa. Por tu culpa, me internaron en ese psiquiátrico de mala muerte – Sofía dice esto con furia, pero pronto se calma. –  Pero pude escapar, hui a Brasil y ahora volví para hacerte pagar por todo el daño que me has hecho.

- Estás completamente enferma. ¡Loca de mierda! ¡Sal de aquí! – dice Beatriz en voz elevada. – ¡Sal de aquí antes de que llame a la enfermera!

- Bueno, me voy. Pero te aseguro que la próxima vez que nos veamos, no vas a salir viva de esto.

 

Sofía empieza a dejar la habitación y Beatriz la mira con temor. De pronto, Sofía se detiene.

 

- ¡Ah! –Sofía se da vuelta a mirar de nuevo a Beatriz. – Tengo tanta suerte de haberme encontrado a tu otro hijo… ¿Cómo se llama? ¡Rafael! Lo bueno de todo es que él está de mi parte ahora que está amnésico.

- ¿Qué? – exclama Beatriz con impacto. – ¿Tú tienes a Rafael?

- Sí. Perdió la memoria por el accidente, pero gracias a eso, lo pude convencer de ayudarme en mi venganza. Claro que tuve que decirle que yo lo cuidé cuando chiquitito cuando tú lo abandonaste.

- ¡Mentirosa! – grita Beatriz. ¡Ándate, loca de mierda!

 

Sofía ahora sí deja la habitación y Beatriz la mira con miedo ahora que sabe que es Sofía quien tiene a Rafael cautivo.

 

 

GJsMNNo.png

 

 

 

2. INT. CASA GARRIDO – BAÑO – DÍA – 1 HORA DESPUÉS.

 

En el baño se oye el agua de la ducha corriendo. Lorenzo (Pedro Campos) se encuentra ahí, totalmente desnudo bajo la ducha. De pronto, comienza a recordar algunas cosas.

 

g14Ak5X.jpg?1

 

FLASHBACK – 1 SEMANA ATRÁS.

 

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO RAFAEL – NOCHE – 1 SEMANA ATRÁS.

 

Lorenzo y Rafael se encuentran discutiendo sobre algo. Lorenzo está sentado en la cama mientras Rafael (Pedro Campos) está de pie.

 

- ¿Pero por qué no vai a ir a la playa con nosotros? Tenís que ir con nosotros, somos tu familia. Sobre todo conmigo, tu hermano, lo tenemos que pasar bien.

- Sí, lo sé y de verdad quisiera ir como siempre, pero me invitaron a un campamento. Es que el Pablo está de cumpleaños y…

- Preferís ir allá a pasarla bien con ellos en vez de ir a la playa para pasarla bien con tu hermano – interrumpe Rafael enojado.

- Es que, Rafa… – intenta explicarle Lorenzo.

 

ExQnGNS.png

 

- ¡” Es que Rafa” nada! Yo lo único que quiero es pasarla bien con mi hermano y tú no quieres.

 

Lorenzo se lleva una mano a la cara como no soportando la inmadurez de su hermano o tratando de encontrar las palabras exactas.

 

- ¡Rafa, por la cresta, escucha! La cosa no es así – dice Lorenzo.

- ¿Y cómo es entonces? – pregunta Rafael. – ¡Ah, ya sé! Tu hermano es fome y por eso no querís estar con él. Pero si yo soy divertido, acuérdate de todo lo bien que lo hemos pasado juntos.

- Sí sé que eres divertido, pero no es por eso que voy a ir con ellos.

- ¿Entonces?

- Es que el Pablo está de cumpleaños justo uno de esos días y yo no me pude negar. Se ha portado super bien conmigo. Me siento en deuda con él.

- Desde que lo conociste, de lo único que sabes hablar es de él. No me interesa ese weón, me cae pésimo.

- ¿Y qué te hizo a ti, a ver? ¿Sabís qué más, Rafael? Desde que tus amigos empezaron a pololear, te has puesto bien cabro chico. Y precisamente con mayor razón voy a ir con ellos al campamento.

- ¿Cabro chico yo? El cabro chico eres tú que no querís ir con nosotros. ¿Y sabís qué más? – dice Rafael, dirigiéndose a la puerta. – Ándate, me aburriste.

 

S722EUk.jpg?2

 

- Pero Rafa, yo – dice Lorenzo.

- ¡Ándate, te dije! – grita Rafael, señalándole a Lorenzo la puerta.

 

FIN DEL FLASHBACK

 

Lorenzo se pasa la mano sobre la cara para quitarse el exceso de agua y lanza un gran suspiro al recordar el origen del distanciamiento entre él y su hermano. De pronto, se decide a girar el grifo de la ducha para cortar el flujo del agua y sale de la ducha.

 

3. INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO DE LORENZO – DÍA – 30 MINUTOS DESPUÉS.

 

Lorenzo ya vestido está buscando en su notebook información sobre hospitales y clínicas de la ciudad. Anota un papel con los nombres y las direcciones. Terminada su labor, se dispone a salir de su casa para empezar su búsqueda.

 

4. EXT. PLAZA DE ARMAS – DÍA.

 

Matilde Sanhueza (Mariana Di Girólamo), 22 años, se encuentra en la plaza de armas sentada. Parece estar esperando a alguien que al parecer está algo retrasado, ya que ella se encuentra mirando la hora en su celular. Ella se para y da un pisotón y cruza los brazos en señal de frustración hasta que aparece Gonzalo Urrutia (Etienne Bobenrieth), 28 años, el novio de Matilde.

 

- ¡Llegaste tarde, como siempre! – dice Matilde, enojada, mientras Gonzalo la saluda con un beso en los labios.

- Perdóname mi amor, es que tú sabís como son los tacos de la Avenida Alemania y... –  se excusa Gonzalo.

- Ya, si no te preocupís, mi amor – dice Matilde, sonriendo. – Es que tú sabís lo perfeccionista que soy, como hoy es una fecha especial – Matilde dice esto último con un tono coqueto.

- Sí, yo sé, mi amor. Hoy cumplimos 2 años de pololeo.

 

1ACrykB.png

 

- Sí, imagínate mi amor. 2 años juntos. ¿Podís creer todo este tiempo que llevamos? Pero bueno, ¿qué quieres hacer?

- Lo que usted quiera, mi reina – dice Gonzalo, tiernamente.

- A ver… ¡Ya sé! vayamos a la feria artesanal – dice Matilde. – Me gustaría comprar cosas para recordar nuestro aniversario.

- Me parece estupendo – dice Gonzalo. – Vamos.

 

LHBNxVS.png

 

Matilde y Gonzalo se van de la plaza y se dirigen a la feria artesanal. Mientras, a lo lejos se puede ver a Emiliano (Hernán Contreras) e Isabel (Luciana Echeverría) caminando juntos de la mano.

 

- ¿Tú cuánto tiempo crees que podamos durar juntos? – pregunta Isabel

- ¿Por qué me lo preguntas? – pregunta también Emiliano.

- No sé, digo porque como llevamos juntos casi dos años – dice Isabel.

- Bueno, no sé – dice Emiliano. – Tal vez duremos dos años.

- ¿Cómo se te ocurre? – pregunta Isabel enojada, golpeándolo con su cartera en el estómago.

- Era una broma – dice Emiliano, con un dolor en el estómago que apenas puede aguantar.

- Pues no me gusta que me hagai bromas de ese tipo. Mira, yo quiero que duremos juntos más de dos años. Incluso 10 años si es preciso.

- Bueno, si queremos durar eso y mucho más incluso, tenemos que poner de nuestra parte.

 

QGKNVVn.png

 

- ¿Cómo es eso? – pregunta Isabel, algo preocupada.

- Primero que nada, deja de andarme pegando. Tú sabes que me duele enseguida cuando me golpeas, con lo flaquito que soy – Emiliano, se ríe, a la vez que se toca el estómago. – Y segundo que nada, tenemos que seguir juntos, sin importar lo que pase o lo que nos digan.

- Pero si tú sabís que nadie nos critica por eso.

- Sí sé, pero también hay gente que no ve a una pareja con futuro.

- Bueno, pero dejemos que hablen no más. Por el momento, dediquémonos a disfrutar de nuestro amor – dice Isabel, quien coquetamente se acerca a Emiliano para besarlo.

- Bueno, mi amor – dice Emiliano, quien responde al beso – pero, ¿qué quieres hacer?

- Quiero pasear contigo por el centro y luego vayamos al mercado a almorzar.

 

GtAf4UK.png

 

Emiliano acepta y con Isabel se dirige a su destino. Emiliano revisa sus bolsillos traseros, pero se da cuenta de algo.

 

- Oye, pero se me olvidó la billetera en el departamento. ¿Vamos a buscarla? – dice Emiliano.

- Pero, ¿y el Seba? ¿No te la puede venir a dejar? – pregunta Isabel.

- No, el Seba a esta hora está raja, no se despierta ni por si acaso.

- ¡Qué hermano más flojo tienes! ¿Cómo puede dormir tanto hasta las 12?

 

5. INT. CASA DOMÍGUEZ – DORMITORIO DE HUÉSPEDES – DÍA.

 

Rafael (Pedro Campos) se encuentra sentado en su cama, pensando en lo que ha hablado con Sofía, cuando de pronto se le ocurre mirar la foto en la que aparece él con su hermano y de pronto un recuerdo invade su cabeza.

 

FLASHBACK – 1 SEMANA ATRÁS

.

INT. CASA GARRIDO – COMEDOR – NOCHE.

 

Beatriz, José Antonio (Álvaro Morales), Lorenzo y Rafael se encuentran cenando. Beatriz y José Antonio parecen ser los únicos que disfrutan esa cena, pero Rafael y Lorenzo no.

 

- ¿Qué les pasa? – pregunta Beatriz. – No han hablado nada.

 

Ni Lorenzo ni Rafael quieren responder a la pregunta de su madre.

 

- Ya pues, hijos – dice José Antonio. – Digan algo. ¿Qué les pasa?

 

X1A6H6I.png

 

- No tengo hambre – dice Rafael.

- Yo tampoco – dice Lorenzo.

- Pero ¿por qué? – dice Beatriz. – En el almuerzo parecían tan contentos y con buen apetito y ahora no quieren ni comer.

- Pregúntale a tu hijo perfecto – dice Rafael.

- Rafa – dice Lorenzo – no empecís.

- ¿Qué pasa, Rafael? – pregunta Beatriz, extrañada.

- ¡Es que estoy cansado de convivir con un weón que no quiere pasar tiempo con su familia! ¡Eso pasa! – dice Rafael con un tono elevado de voz.

- Lorenzo, ¿de qué está hablando tu hermano? – pregunta José Antonio.

- Ya pues, Lorenzo – dice Rafael – diles que no querís pasar tiempo de calidad con tu familia y prefieres estar con tus amigotes.

- Rafa, no es el momento – dice Lorenzo, entre dientes.

- ¿Cómo es eso? – pregunta José Antonio. – Lorenzo, dinos de qué habla tu hermano.

- Está alterado por algo que le dije y no lo quiere aceptar – dice Lorenzo, molesto.

- ¡Si po, no quiero aceptar que eres un aguafiestas! – dice Rafael, aún alterado.

- ¡A ver, se me calma el caballero! – le dice autoritaria Beatriz a Rafael. – Así no se arreglan las cosas gritando. Usted se me va a sentar, caballerito, y me va a explicar qué pasa.

 

Rafael se queda mudo por un momento y luego decide irse de la mesa sin terminar de comer.

 

- ¡Rafael Antonio, tu comida! ¡Rafael, vuelve acá! – le grita Beatriz a Rafael, quien ignora lo que le dice su madre.

 

FIN DEL FLASHBACK

 

Q4RUYOu.png?1

 

Rafael extrañado no sabe de qué se trata su recuerdo. Se lleva ambas manos a la cabeza, tratando de procesar lo que acaba de recordar. De pronto, Sofía se acerca a la habitación.

 

- ¿Cómo ha estado el niño más lindo de esta casa? – pregunta Sofía, cariñosa. – Supongo que bien por lo que te veo ahí pensativo. Bueno, yo voy a preparar un almuerzo rapidito aprovechando estos días de licencia que pedí para cuidarte. La Isa y Emiliano no van a venir porque me dijeron que iban a…

 

Sofía se interrumpe al ver a Rafael mirando únicamente hacia abajo, y viendo que él no escuchó nada de lo que ella dijo.

 

- ¡Rafael! – dice Sofía. – ¿Me escuchaste?

 

Rafael no dice nada y sigue en su misma posición.

 

- Mi niño – dice Sofía, quien se acerca y empieza a acariciarle sus ondulados cabellos – ¿Te pasa algo?

 

De pronto, Rafael reacciona y se voltea para mirar a Sofía.

 

- Ah, Sofía. Perdona no te escuché – dice Rafael.

- ¿Qué te pasa, mi amor? Te vi tan pensativo, tan ido, como pendiente de otra cosa – dice Sofía.

- No, no es nada. Es sólo un recuerdo que no entendí muy bien.

- ¿Te estás empezando a acordar de cosas? ¿Qué recordaste?

- No sé. Una discusión con… mi hermano, pero no me acuerdo por qué. Algo de la familia, pero no entendí muy bien.

- No hace falta amargarse por cosas así. A lo mejor fue una de esas discusiones que tuviste con tu hermano, como los hermanos siempre suelen pelear. Ya, Rafael. No sé si te puedas levantar hoy porque voy a preparar el almuerzo y vamos a almorzar los dos solitos porque la Isabel con Emiliano no van a venir a almorzar.

- ¿Por qué? – pregunta Rafael, con curiosidad.

- Porque me dijeron que iban a almorzar afuera.

- Sí me puedo levantar, aunque sea a almorzar – dice Rafael. – Hace rato fui al baño.

- Qué bueno. Seguramente cuando te lleve al médico mañana te va a encontrar regio. Ya, mejor me apuro porque si no vamos a almorzar a la hora del níspero.

 

vnHih0T.png?1

 

Sofía ríe luego de esto último y deja la habitación y Rafael sonríe ante esto último que dijo Sofía, pero luego se vuelve a quedar serio, pensando en ese recuerdo.

 

6. INT. HOSPITAL – PASILLO SEGUNDO PISO – DÍA – 1 HORA Y MEDIA DESPUÉS.

 

Lorenzo está en el último hospital de la lista. Se dirige al mesón de la enfermera.

 

- Buenas tardes, señorita – saluda Lorenzo. – Disculpe, necesito encontrar a alguien y espero que usted me pueda ayudar.

- Cómo no, joven – dice la enfermera, amablemente. – Dígame el nombre y le ayudo.

- Rafael Garrido – le responde Lorenzo.

 

La enfermera ingresa el nombre en el computador para consultar en la base de datos.

 

- Aquí hay un Rafael Garrido – dice la enfermera, por fin. – Habitación 117.

- Gracias, señorita, de verdad – dice Lorenzo, contento y agradecido.

 

La enfermera trata de decirle algo a Lorenzo, pero él va corriendo esperanzado, ilusionado y contento a la habitación 117 y le salen algunas lágrimas de alegría. Finalmente llega hasta la puerta de la habitación.

 

7. INT. HOSPITAL – HABITACIÓN 117 – DÍA.

 

Lorenzo abre la puerta rápidamente y entra con toda prisa.

 

- ¡Rafael! – exclama Lorenzo y se acerca rápido para intentar abrazar a quien cree que es su hermano, pero resulta ser un niño de 10 años operado de apendicitis y acompañado de su madre.

- Disculpe, joven, ¿puedo ayudarlo? – dice la madre, algo extrañada.

 

Lorenzo se dio cuenta de su error. Sólo era un alcance de nombre. Se disculpa y se va de la habitación.

 

- Mamá, ¿quién era ese señor y cómo sabía mi nombre? – pregunta el niño extrañado y la madre hace gestos de no saber quién era el muchacho.

 

8. EXT. PLAZA DE ARMAS – TARDE – 10 MINUTOS DESPUÉS.

 

Gonzalo y Matilde están juntos en el centro de la plaza, sentados en una de las bancas frente a la fuente. Se paran de la banca cuando se dan cuenta de un joven que se sienta en la banca al lado de la que estaban ellos. Se trata de Lorenzo.

 

- ¿Qué le pasará? – pregunta Matilde.

- No lo sé – dice Gonzalo – pero no creo que sea nada grave.

 

Lorenzo comienza a llorar.

 

CpogVFM.png?1

 

- Oye, mi amor – dice Matilde y empieza a bajar su voz – ¿Es idea mía o está llorando?

- Parece que sí – dice Gonzalo. – Vayamos a ver qué le pasa.

- No, no. No nos metamos mejor.

- No. Vamos a ver qué le pasa a ver si lo podemos ayudar – dice Gonzalo y se dirige al muchacho.

- No insistai – dice Matilde, quien lo retiene de un brazo. – A lo mejor no quiere que lo ayudemos, aparte estoy que me corto del hambre.

- Matilde, recuerda que a mí me carga ver a los hombres llorar porque sé que es porque les pasa algo gravísimo y a mí me gusta ayudar. Ahora suéltame que quiero ver qué le pasa a este amigo.

 

Gonzalo se suelta y Matilde se queda en el mismo lugar, viendo cruzada de brazos a su novio con un poco de frustración dirigirse a donde está el muchacho. Gonzalo, a su vez, se sienta al lado de Lorenzo.

 

- Amigo, disculpa – dice Gonzalo. – ¿Te puedo ayudar en algo?

 

Lorenzo se da cuenta y se seca las lágrimas.

 

- Nada que te importe – dice Lorenzo, algo molesto.

- Perdón, pero me interesa saber si puedo ayudarte en algo – dice Gonzalo.

- Te dije que no te metierai.

- Oye, no seai pesado y dime si te puedo ayudar.

 

fC4AOwU.png

 

Lorenzo se levanta de la banca y mira desafiante a Gonzalo.

 

- ¿Ayudarme? – dice Lorenzo enojado. – No me importa si tenís ayuda que ofrecerme porque sé que no me vai a ayudar. Nadie en esta ciudad de mierda me puede ayudar.

-  Mira, amigo, yo… – dice Gonzalo.

- ¿Amigo? – dice Lorenzo soltando una risa sarcástica. – Ahora te atrevís a decirme amigo. Mis amigos andan con otras cosas y no han sabido de la tragedia por la que estoy pasando. Pa' mí, erís un extraño, no mi amigo porque si lo fuerai, hace rato me habríai ayudado. Pero yo ni te conozco.

- ¿Ves mi amor? – dice Matilde, acercándose a Gonzalo. – Te lo dije, él no quiere ayuda. Vámonos.

- No, Matilde. Espera – dice Gonzalo y se dirige nuevamente a Lorenzo. – Escucha, compadre, si yo sé que no somos amigos ni tampoco sé por lo que estai pasando, pero te equivocas. Si tus amigos no saben por lo que estás pasando y no te han ayudado, entonces no son tus amigos. Yo, en cambio, quiero ayudarte y quiero saber qué es lo que te afecta. A mi polola y a mí nos interesa. Por favor, amigo, dame una oportunidad y te puedo ayudar.

 

Lorenzo no aguanta ante estas palabras tan llenas sinceridad y se sienta de nuevo en la banca.

 

- Perdón – dice Lorenzo, rompiendo a llorar de nuevo. – Yo sé que me querís ayudar, pero hasta ahora nada de lo que he hecho ha servido de algo. Le hice una promesa a mi mamá que está en la clínica y no he sido capaz de cumplirla.

- ¿Qué le pasó? ¿Algún accidente? – pregunta Gonzalo, preocupado.

- Sí. Y no sólo eso. Mi papá murió y mi hermano desapareció en el accidente y quién sabe dónde cresta está o qué le pasó. Lo he estado buscando por todos los hospitales que conozco y todavía no lo he encontrado.

 

Cr3NPN3.png?1

 

Lorenzo se quiebra en llanto y Gonzalo por impulso lo abraza para consolarlo. Lorenzo corresponde al abrazo, mientras Matilde se enternece por la bella acción por parte de su pololo.

 

- Mira – dice Gonzalo, apartándose de Lorenzo – no podís estar ahí todo el tiempo buscando y sin descanso alguno. ¿Comiste siquiera?

- No. Con toda esta tragedia y este dolor en mi pecho, tengo la guata apretada.

- No te preocupes, yo estaría así en tu lugar. Pero tú tienes que dormir y comer bien, te puedes enfermar si sólo vives llorando y buscando sin poder encontrar. Mira, ¿qué te parece si vienes con nosotros a comer algo? Justamente vamos a ir a almorzar.

- Sí, me parece bien – dice Lorenzo, secándose las lágrimas y riendo un poco. – Mira, que soy pavo. Con tanto problema que te cuento ni me he presentado siquiera. Yo soy Lorenzo. Lorenzo Garrido.

- Gonzalo Urrutia – dice Gonzalo respondiendo al saludo de Lorenzo, quien le estira la mano para estrechársela. – Y ella es Matilde, mi polola.

- Mucho gusto – dice Matilde, quien estrecha la mano de Lorenzo y lo saluda de beso. – Bueno, ¿vamos? Yo tengo hambre

- Bueno, vamos – dice Gonzalo al fin.

 

Lorenzo sonríe y acompaña a sus dos nuevos amigos a almorzar.

 

9. INT. MERCADO MUNICIPAL – RESTAURANTE “DONDE HERNÁN” – TARDE.

 

Emiliano e Isabel terminaron de almorzar. Emiliano con una seña llama al mesero para pedirle la cuenta. Al ver la cuenta, se dispone a sacar su billetera para pagarle.

 

- Bueno, y ¿ahora a dónde vamos? – pregunta Emiliano.

- No sé, supongo que a la casa. Digo porque la Sofía tiene cosas por hacer y no se puede quedar sola cuidando a Rafael.

- Tienes razón. Vamos entonces.

 

Tdrn182.png

 

Emiliano e Isabel se disponen a irse, pero en eso se topa con una muchacha joven entra al restaurante acompañada de dos hombres también jóvenes. Emiliano le pide perdón, pero pronto fija su mirada en ella como si estuviera muy interesado en ella.

 

- ¡Emiliano! – exclama Isabel. – ¿Vamos?

 

Emiliano reacciona y se va junto a su novia.

 

La muchacha en la que se vio interesado Emiliano resultó ser Matilde, acompañada de Lorenzo y Gonzalo. Los tres se sientan en una mesa que tiene cuatro sillas y el mesero se acerca a darles las cartas del menú.

 

- Bueno, ¿qué van a pedir? – dice Gonzalo.

- No sé – dice Matilde – pero mientras nos decidimos, ¿por qué no nos cuentas tu historia, Lorenzo?

- Bueno, aquí va. – dice Lorenzo, dando un suspiro y disponiéndose a contarle su historia a sus amigos.

 

10. INT. CLÍNICA – HABITACIÓN 214 – NOCHE – 6 HORAS DESPUÉS.

 

Beatriz-c2-1.png

 

Beatriz muestra en su rostro una mirada de nostalgia. Mirada que también muestra algo de dolor. En su cabeza transcurre un recuerdo.

 

FLASHBACK – AÑO 1988 (25 AÑOS ATRÁS)

 

EXT. PUB RESTAURANT – NOCHE

 

Una joven Beatriz de unos 17 años, se encuentra con una joven Sofía, de 19 años, quien la estaba esperando. Ambas se saludan de beso.

 

- Qué bueno que viniste, amiga – dice Sofía. – ¿Lista para el gran momento?

- Sí – dice Beatriz, algo ansiosa. – ¡Huy! No puedo esperar a conocer al hombre que te robó el corazón con todas las cosas que me has contado de él.

- Y ahora mismo lo vas a conocer – dice Sofía y luego llama en voz alta a alguien detrás de ella. – ¡Mi amor!

 

Se acerca a ellas un atractivo joven hombre de claros cabellos y barba se acerca a ambas mujeres y se pone al lado de Sofía. Se trata de un joven José Antonio Garrido (Álvaro Morales), de unos 23 años.

 

- Mira – le dice Sofía al hombre. – Ella es Beatriz Correa, una vecina y mi mejor amiga.

- Mucho gusto, señorita – dice el hombre, quien estrecha la mano de Beatriz y caballerosamente le besa la mano. – José Antonio Garrido, para servirle.

- ¡Huy! Qué caballero – dice Beatriz halagada.

- Bueno, ¿entremos? – dice Sofía. – A mí me encanta este lugar y lo único que quiero es entrar y pasarla bien.

 

Los tres jóvenes muchachos entran al pub restoran para pasar una gran noche.

 

FIN DEL FLASHBACK

 

A Beatriz se le asoma una lágrima a su rostro al recordar aquél día en que conoció al que hoy en día es su marido… o era. Luego, otro recuerdo invade su mente.

 

FLASHBACK – AÑO 1989 (24 AÑOS ATRÁS)

 

REÑACA – INT. HOTEL – HABITACIÓN 205 – NOCHE. 18 AÑOS ATRÁS.

 

Beatriz se encuentra vestida elegantemente para una noche de fiesta, ya que en las afueras del hotel frente a la playa se celebraría el cumpleaños de Sofía. Beatriz termina de ponerse unos aros y se asoma al espejo, toma un lápiz labial y se dispone a pintarse los labios cuando oye que alguien llama a la puerta de su habitación. Beatriz se dispone a abrir apenas se detienen los golpes. Era José Antonio quien entra con ímpetu a la habitación.

 

- ¡José Antonio! – dice Beatriz, asombrada con el ímpetu con el que entra José Antonio. – ¿Qué pasa? ¿Por qué la cara de preocupado?

- Es que no aguanto más – dice José Antonio, volteándose hacia Beatriz. – Mira, yo sé que hoy es el cumpleaños de la Sofía y que llevo más de 8 meses con ella, pero es que no aguanto más.

 

7doMOcH.png

 

- ¿Qué pasa? Me estás asustando – dice Beatriz, extrañada.

- Mira, Beatriz, sé que me dirás que Sofía es tu mejor amiga o que sólo me ves como amigo, pero me di cuenta de algo. Y es que yo te amo.

 

Beatriz se queda paralizada ante las palabras del novio de su mejor amiga.

 

- Así es, Beatriz – dice José Antonio. – Me enamoré de ti. Te amo desde la primera vez que te vi. En realidad, no sé cómo, pero yo te amo de verdad.

- José Antonio – dice Beatriz. – Mira, José Antonio, yo…

 

XuF2f7i.png

 

José Antonio la hace callar y, con ímpetu, se acerca a Beatriz, la toma con ambas manos y la besa en los labios con mucha pasión. Beatriz lo aleja, pero por impulso besa a José Antonio con mucha pasión. Ambos llegan a caer encima de la cama y la llama de pasión entre ambos se enciende cada vez más, cuando repentinamente entra Sofía y ve esta escena.

 

- ¡José Antonio! ¡Beatriz! – grita Sofía, impactada.

 

José Antonio y Beatriz se paran de la cama y se quedan paralizados al ver toda la expresión de impacto en la cara de Sofía.

 

Qe6uSLC.png

 

FIN DEL FLASHBACK

 

Beatriz llora desconsoladamente al recordar aquella noche en el hotel en Reñaca. Aquella noche de pasión que tuvo con José Antonio, donde comenzó el gran amor que sentían Beatriz y José Antonio y que quebrantó para siempre la gran relación de amistad que alguna la unió con Sofía.

 

3 DÍAS DESPUÉS.

 

11. EXT. PLAZA DE ARMAS – DÍA.

 

Lorenzo, Matilde y Gonzalo se encuentran en la plaza de armas con un montón de papeles que resultan ser volantes para buscar a Rafael. De pronto, Lorenzo se detiene por algo que le llama la atención.

 

- ¡Lorenzo! ¿Qué pasa? ¡Vamos! – dice Matilde, quien se había detenido junto a Gonzalo.

 

Lorenzo divisa algo a lo lejos y se adentra un poco más a la plaza.

 

- ¿Qué le pasa? ¿A dónde va? – pregunta Matilde.

- No lo sé. Vamos, sigámoslo – dice Gonzalo y junto a Matilde se van a seguir a Lorenzo.

 

A lo lejos, se puede ver a Sofía caminando lentamente con Rafael, con quien está tomada del brazo. A Rafael ya le sacaron el cuello ortopédico y ya no tiene el brazo vendado.

 

- ¿Viste Rafael? – dice Sofía. – Yo sabía que el médico te daría el alta muy pronto. El accidente no fue tan grave para ti, excepto por lo de la amnesia. Ahora, sólo tienes que terminar de recuperar la memoria y ya estarás totalmente recuperado.

- Sí – dice Rafael – porque la verdad es que no tengo ningún recuerdo de lo que me dices, pero quisiera saber por qué tuve ese recuerdo tan raro.

- Ya lo sabrás, mi niño, ahora vámonos a la casa.

 

Rafael y Sofía siguen caminando lentamente cuando Lorenzo, corriendo, se acerca lo suficiente.

 

- ¡Rafael! – dice Lorenzo en voz alta

 

Sofía y Rafael se voltean a mirar a Lorenzo. Rafael se separa de Sofía y a pesar de los pocos dolores que le quedan, se acerca poco a poco a Lorenzo. Rafael se sorprende al ver a Lorenzo, con quien estaba cara a cara por fin. Lorenzo en tanto comienza a estar contento. Un poco a lo lejos, Sofía divisa esta escena.

 

- ¡Rafael! ¡Hermano! ¡Eres tú! – dice Lorenzo, contento y con algunas lágrimas de alegría en su rostro. – Al fin te encontré.

 

Rafael se queda mirando estupefacto a Lorenzo, mientras éste último sonríe con ilusión de haber encontrado a su perdido hermano gemelo.

 

mz71Mr9.png vuNIzsD.png

 

CONTINUARÁ...


Editado por Aníbal!, 08 abril 2018 - 20:41 hrs..



#2
Kvothe

Kvothe
  • Sexo:Hombre

Me encantó mi tocayo, rey de la solidaridad con desconocidos :lider:

 

Encontré raro que Emiliano al chocar con Matilde, no se haya fijado en Lorenzo, ya que es igual a Rafael.

 

Igual fue bastante maldita Beatriz con su amiga Sofía en el pasado. Con una amiga así... :pobreza:

 

Y el final :ira: Se reencontraron los hermanos :eliza:

 

Recién pude leer el 2. El 3 lo dejaré para unos días más :discurso:

 

Saludos :another:



#3
Chrisfe

Chrisfe

    Vida? Me suena esa palabra...

  • Moderador
  • 38.949 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea

A mí me enterneció la solidaridad de Gonzalo.  :amor:

 

Beatriz se portó muy mal con Sofía en el pasado :atroz: Con razón la rabia y venganza de esta última. Si como dirían en el lenguaje de Estúpido Cupido Beatriz le levantó al novio :sole:

 

Me gustaron los flash backs :soto:

 

Veremos qué pasa, a partir del reencuentro de los hermanos Garrido :intriga.

 

Poniéndome al día. :cafe:







También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: AFV, Marcas, Profundas

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos