Saltar al contenido

Cambiar

Foto

ACTRICES | El regreso de Francisca Lewin. La actriz que espera su primer hijo vuelve a las pantallas en miniserie de Mega


  • Please log in to reply
16 respuestas a este tema

#1
Osval

Osval
  • Sexo:Hombre

El regreso de Francisca Lewin

Este primer semestre interpretará a la mujer del boxeador Martín Vargas, para una serie sobre su vida que estrenará Mega. Es su regreso a la TV después de estar dedicada al teatro junto a su pareja, el dramaturgo Guillermo Calderón. Mientras espera su primer hijo, reconoce sus luchas: cuánto le costó vencer la timidez para convertirse en actriz y cómo ha defendido su bajo perfil.

    
La productora buscaba que la actriz que interpretara a Mireya "Mireyita" Inostroza -la mujer del boxeador Martín Vargas- pudiera recorrer distintas edades y épocas. Y las cosas se dieron y Francisca Lewin, hoy de 37 años, a mediados de 2016, semanas antes de las grabaciones, se integró al elenco de la ficción basada en la historia del célebre boxeador chileno que Mega estrenará este primer semestre. Contada en cuatro capítulos, está dirigida por Juan Francisco Olea, el guión es de Rodrigo Cuevas ("Los ochenta") y tiene al actor Gastón Salgado en el rol principal.

-Era muy raro que me llamaran a mí para hacerlo. Tenía que teñirme el pelo, usar lentes de contacto cafés y ser de otra edad. Era como no ser yo. Era como: 'Te queremos a ti, pero no como tú eres'-dice tiempo después, Francisca Lewin desde un café en Avenida Providencia, a poca distancia de la Plaza Italia.

Su voz calmada y firme al mismo tiempo se impone al ruido de autos que pasan a metros de la terraza donde conversamos.

Es su regreso a la TV después de un período dedicado al teatro para la compañía teatral que integra desde 2008, que no tiene nombre o bien el nombre es cambiante. No así su sello, político, que se ha impuesto, el último año, con la obra "Mateluna", trabajo con el que han hecho giras en México, Estados Unidos, Alemania y Polonia. Su agrupación está encabezada por su pareja, el dramaturgo chileno Guillermo Calderón. Hoy espera su primer hijo, tema del que prefiere no referirse.

-Es un aspecto que quiero mantener en privado.

Francisca Lewin sabía de Martín Vargas -que había sido un héroe nacional, obsesionado por conseguir el primer título mundial de boxeo para Chile-, pero de ella, de su mujer, madre de sus dos hijos, nada. Y la producción, que recorre las décadas de los sesenta, ochenta y noventa, si bien cuenta la lucha de este deportista por conquistar su meta, también retrata la lucha de este matrimonio por mantenerse en el tiempo.
-No son personajes perfectos. Mireya no es, desde un inicio, una mujer aguerrida, que lucha por su familia. Sufre, en el tiempo, una transformación. Parte siendo una mujer ingenua, muy enamorada, muy encandilada con este personaje público encantador y fascinante y, con el tiempo, vive la decepción y la realidad de un matrimonio con dificultades, lo que tiene efecto en ella, en su cuerpo.

-¿Se encontró, en algún punto, identificada con ella?
-Actoralmente uno se presta entera. Pero yo sí creo que hay algo en esa capacidad, no sé si es algo bueno o malo, de llevar hasta bien lejos las cosas. De defender lo más que pueda algo. Esta energía de intentar luchar por el sentimiento que (Mireya) tiene hacia él. En eso me puedo identificar de alguna forma. Es algo que observo y que he aprendido a regular en mi propia entrega hacia las cosas. Cuan lejos hay que llegar al defender las cosas...

-Vargas peleó por un título internacional. ¿Cuáles peleas ha dado usted?
-Soy bien diferente a Martín Vargas. Soy poco de objetivos tan dirigidos por los cuales luchar sin tomar en cuenta nada más que mi propio objetivo. A veces me muevo más intuitivamente y recibiendo lo que me va pasando, pero sí creo que tengo ciertas cosas que sí he defendido de mí misma. Para mí ha sido importante respetar lo que yo soy dentro de mi carrera, que requiere a veces de mucha exposición, o que pide muchas cosas que no corren totalmente conmigo.

-¿Frente a qué se ha tenido que defender?
-Me refiero a los límites que tengo, no en un sentido negativo, porque no es que esté llena de restricciones, pero sí es lo que me ha permitido respetar mi personalidad, saber lo que estoy dispuesta a hacer y no hacer. Y he sido coherente con lo que me ha hecho sentido y de lo que no me ha hecho sentido me he alejado. Siempre he sido cuidadosa con mi vida privada dentro de lo posible, porque igual cuando uno está expuesto, aunque en este momento de mi vida no lo esté, algo tienes que abrir. Pero, en general, he intentado ser respetuosa con lo que a mí me parece que es privado y no me he forzado a hacer cosas que no quiero hacer aunque me sirvan.
 
 

La distancia de la TV
 
Su reciente pausa en teleseries -desde su rol protagónico en "Las dos Carolinas", teleserie de CHV emitida en 2014- dice que responde a varios factores: se acabó su contrato y aparecieron en el último tiempo varios proyectos: la obra "Pulmones" (con The Cow Company), la película "La vida sexual de las plantas" y en la TV un pequeño papel en la serie "Ramona"

-¿Castiga el negocio de la TV la pausa que usted tomó?
-Sí, pero más que castigar, funciona así. Hoy hay mucha generación de recambio, de actrices y de actores, y si uno desaparece del mapa empieza a no estar. Como a mí me ha tocado harto viajar, la televisión se aleja y tú también te alejas. Se da así y si uno no insiste en aparecer, las personas que trabajan ahí no van a insistirte porque hay muchas buenas actrices y buenos actores hoy. Alguna vez lo escuché: "Ya no existen los (actores) indispensables".
 
-¿Le preocupa?
-No tengo puesta mis necesidades en la TV. Siempre me consideré una actriz que estudió Teatro y es lo que estoy haciendo ahora. La TV no es mi único fin ni mi único objetivo. Es una muy buena etapa y cuando aparece, la disfruto, pero cuando no está, no se me desarma mi carrera ni mis posibilidades de trabajar.

-Dice que no tiene proyectos concretos para este 2018, pero ¿cuál es su estado vital hoy?
-Me cuesta racionalizar y ponerles nombre a las etapas que voy viviendo. No soy tan ordenada con los procesos existenciales que paso. Siempre he considerado que estoy abierta a la incertidumbre, a ir organizándome durante el año.

-¿Y qué es prioridad para usted?
-Tengo un año mucho más tranquilo en lo laboral y eso es lo que voy viviendo. No me gusta enmarcarlo en una "determinada etapa de mi vida" ni me lo voy a tomar "de esta manera". Voy a ir viendo lo que pasa en la medida que el año avanza.

Francisca Lewin cuenta que acaba de terminar un Magíster en Letras, que la tiene concentrada en su tesis, sobre los manifiestos de Teatro. Tanto le gusta estudiar que no descartaría comenzar un curso de pregrado en cualquier momento

-¿Le gustaría escribir?
-No (ríe). No significa que quiera sacar algo productivo y concreto de esto. Es otra la manera en la que voy a aplicar el conocimiento que obtuve. Aprendí a leer de nuevo. Cambió mi manera de ver cómo la gente habla. Quiero volver a conectar con la academia y con la teoría del arte y del teatro. Es una manera de contactarse con el pensamiento sobre el teatro. Para mí no es solo hacer teatro, también pensarlo y enriquecer esa fuente, la discusión teórica y artística.

A Francisca desde muy chica le gustó la actuación.

-Fue una decisión que defendí mucho. Tuve que luchar contra varias cosas. Esta es otra lucha mía y bien dada. Era algo que muy extrañamente estaba segura que sabía hacer. Me decía a mí misma: "Esto yo lo sé hacer".

Creció en una casa de campo en La Florida en los ochenta, junto a cuatro hermanos -dos mujeres y un hombre-, donde ella es la menor. El lugar lo decidió su padre, quien siempre ha tenido negocios, cambiantes en el tiempo, dice. Su madre es profesora universitaria de Medicina Intercultural en la Escuela de Enfermería de la UC.

Venir, entonces, a Santiago era un viaje.

-Fueron años muy marcadores, era un Chile distinto, de dificultades económicas, por lo menos en mi casa. Recuerdo haber vivido en una austeridad, por llamarlo de alguna manera, que mantengo hasta hoy y me gusta, la disfruto y la defiendo. A mí no me gusta el lujo y no tengo interés en un tipo de vida más allá de la que tengo hoy, que es bastante simple.

Francisca Lewin reconoce una adolescencia de mucha timidez, confiesa haber sido muy vergonzosa.

-Pero el deseo de actuarla sobrepasaba. Sabía que tenía que estudiar actuación, si no, no sería feliz. Era una certeza. Y también en la misma escuela, los primeros años. Sufría cada vez que tenía que hacer un ejercicio. Mucha gente no creyó que yo estudiaría Teatro.

-¿A qué le atribuye su timidez?

-En un momento fui muy introvertida. Se me ha pasado un montón. Hoy hablo bastante y soy mucho más sociable. Ha sido un proceso. Obviamente uno crece y todo te empieza a dar más lo mismo. Te relajas. Todavía tengo pudores, pero mucho menos.

-¿Cuándo supo que era una batalla ganada?
-¿Batalla ganada? Nunca. Hay momentos donde reaparece. Terrenos donde se nota más. Pero sí recuerdo un momento actoral muy importante para mí en el que sentí que tenía que hacer un cambio en mi manera de pararme en el escenario porque o si no, no lo iba a lograr. Yo era muy de dar explicaciones. "Esto no está tan bien", "todavía no está listo". Y anticipar el fracaso con el propio miedo. Y de repente, en época de escuela, entendí que tenía que pararme como si fuera la mejor que había en la Tierra, con una autoridad en el escenario, sabiendo que ese era mi espacio y mi momento. Es entender que el momento en el que ya estás en el escenario es un arrojo total y que eso predisponía la lectura que hacía el otro de tu actuación. Fue un chip interno que introduje de: "puedo ser todo lo tímida que soy, pero cuando estoy en el escenario algo en mí tiene que creerse que es atractivo de ser mirado". Para eso se necesita seguridad. Y es algo que me gané, que aprendí y que me lo quedé.

Francisca Lewin reconoce no regirse bajo un modelo tradicional de vida, donde haya que cumplir ciertas "imposiciones" a cierta edad.

-Mis padres nunca me marcaron parámetros. Y quizá parte de esa "des-estructura" de haber vivido sin tanto modelo formal al lado mío, me marcó. Hoy hablo de la capacidad de reinventarse y de hacer nuevas cosas. Para mí nada es tan ordenado ni tiene plazos fijos.
 
 

Ser un agente de cambio
 
Ha sido intenso el trabajo teatral que ha hecho el último tiempo junto a Guillermo Calderón, quien hoy vive entre Estados Unidos y Chile.

-No tenemos territorio definido -dice sin interés por ahondar en su relación.

-¿Cómo ha sido trabajar con su pareja?
-Guillermo es muy bueno para el trabajo grupal. Con él hay un gran protagonismo tanto de la discusión de los temas y de las ideas como de pasarlo bien y reírse, comer y perder harto el tiempo en eso y en pensar juntos. Generalmente, no existe un texto cuando empezamos a ensayar. El texto empieza a llegar, a pedazos, desmembrado y con discusiones de grupo, conversaciones, cambia, se borra; eso lo hace un proceso único en el que uno se siente muy partícipe, es un regalo ser parte. Obviamente él es quien escribe y dirige hacia donde va la obra. Es altamente creativo, como esas personas a las que se les ocurren cosas que no existen, que no vienen de ninguna parte, solo de su creatividad.

 

Precisamente junto a él ha dado, desde la trinchera del teatro, una de sus últimas peleas: la de exigir la liberación de Jorge Mateluna, un ex frentista que fue acusado de un delito que hoy lo mantiene preso, de quien la compañía defiende su inocencia. Su historia es relatada en la obra teatral "Mateluna", estrenada en Chile en enero de 2017.

 

Con la obra, en la compañía se propusieron el objetivo de "defender y difundir", sabiendo que el trabajo no terminaría ahí.

 

-Había que tener una actitud más proactiva de no soltar el tema, de tratar de instalarlo. Sería poco consecuente no dar esta lucha.

 

La liberación de Jorge Mateluna se ha convertido en un objetivo concreto en el que ha estado sumida, dice, "energética y mentalmente, de lleno".

 

-Soy perseverante -dice-. No me interesa soltarlo. Es algo que tiene sentido para mí y me gustaría hacer todo lo posible porque ese objetivo se cumpla. En ese sentido sí a veces tengo cosas que se transforman en algo que yo podría decir: "Sabes que esto no puede ser, quiero cambiarlo", y quiero ser un agente activo de este cambio, no solamente quiero ver cómo se da.

 

-¿Por qué está tan segura de ser un agente de cambio?

 

-Yo no sé si estoy segura de ser una agente de cambio, pero sí estoy segura de que por lo menos tengo que insistir. Si uno tiene una convicción, hay que hacerlo.

Sobre el futuro, Lewin insiste en que le cuesta proyectar, que la improvisación se da en una dosis importante en la carrera teatral.

 

-Hay trabajos que aparecen y desaparecen, cosas con las que uno no cuenta y con las que sí, pero donde uno no maneja los tiempos. Cuando termine mi tesis sí me gustaría explorar... No sé si dirigir, pero sí indagar, podría atreverme. Para eso necesito tener la tranquilidad mental, entregarle toda mi dedicación. Durante mucho tiempo mi vida fue "Mateluna, Mateluna, Mateluna" y ahora que todo ha tomado otro cauce, sí le doy espacio mental a otra cosa. Puedo plantearme hacia dónde dirijo. No significa que yo no piense a futuro y no proyecte ni quiera cosas, obvio que las quiero, pero sí le pongo mucha energía a lo que tengo hoy.
 
 
REVISTA YA




#2
Petercat

Petercat
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Santiago, Chile
  • Intereses:PELÍCULAS, TELESERIES BUENAS, CHOCOLATE, LIBROS DE CINE, MISTERIO, CRIMEN, DRAMA, SUSPENSO Y TERROR.
    BUSCAR INSPIRACIÓN PARA ESCRIBIR.

Como que ya me acostumbré a no verla en teleseries. Ojalá tenga un personaje con cuento y encanto en la miniserie.


Editado por Petercat, 13 marzo 2018 - 16:45 hrs..


#3
EdHalliwell

EdHalliwell
  • Sexo:Hombre

 

¿Ella no estaba pololeando con Guillermo Calderón, el "Killer" de Adrenalina? :duda:

 

Sale en el primer párrafo del artículo :caprabras:

 

¿Tanto cuesta leer?  :carlota:


  • A Gerok, Digory y Blackstar les gusta esto

#4
allegro

allegro
  • Sexo:Hombre

Buena actriz, pero la falta de carisma siempre le ha pasado la cuenta...


  • A Petercat le gusta esto

#5
Ignacho

Ignacho
  • Sexo:Hombre
Carola Fabres :bbb:

  • A LucasTeleseries le gusta esto

#6
GanZi

GanZi
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:CCP

Embarazada :o :ira:



#7
Valentino

Valentino
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:SCL
Está embarazada :amor:

Nunca olvidaré a la Magda Arias, Carolina Salazar y Teresa Wilms Montt :riqueza:

Editado por Valentino, 13 marzo 2018 - 18:47 hrs..


#8
Julietta

Julietta
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:mi alter ego

Esta loca nunca fue para telenovelas, esta mina es pa series o pelis, ese es como su rubro en verdad .



#9
Elliot

Elliot
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Tōkyō

Como Magdalena en 17 lo hizo regio :mm:



#10
Roquinma

Roquinma

    Forista Medalla de Bronce

  • Moderadora
  • 17.340 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Intereses:Teleseries Retro
Yo también pensaba que no tenía carisma, pero en Las 2 Carolinas sentí que lo tuvo :amor:

  • A Valentino le gusta esto

#11
Ignacho

Ignacho
  • Sexo:Hombre

Andrea Riquelme y Carola Fabres sus mejores personajes :bbb:

 

Magdalena igual tenia lo suyo :amor: 



#12
Gatoopazio

Gatoopazio
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:PUQ y c
Nadie recuerda a Doménica Capo :llora:

:atroz:

Y genial qe esté esperando wawita :amor:

  • A LucasTeleseries le gusta esto

#13
Gonzalin

Gonzalin
  • Sexo:Hombre
Que lata que este esperando guagua, eso significa que no volverá a las teleseries por un buen tiempo más :qepd:


#14
~*Lilium*~

~*Lilium*~
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:Ñuñork
Reinita :karina:


#15
Nax Turizo

Nax Turizo
  • Sexo:Hombre

ay yo la amo :llora: 

 

que vuelva porfis, la extraño :llora:



#16
DanixyChile

DanixyChile
  • Sexo:Hombre

La amo :amor:

Queen Fran :miss:

al fin vuelve las pantallas. Se extraña mucho



#17
crisálida

crisálida
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Santiago

es seca, me encanta su rollo con el teatro, además.

hubo un tiempo en que nos topábamos caleta en bici por la calle, tanto, que un par de veces nos sonreímos/coqueteamos jajaj.






0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos