Saltar al contenido

Cambiar


  • Please log in to reply
No hay respuestas a este tema

#1
RAM-82

RAM-82
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Santiago
  • Intereses:http://descanzaenpalmas.blogspot.com/

    http://fanscifiction.blogspot.cl/?zx=ce108bdaf0284764
Autor: Sebastián Andrés Amar Muñoz
 
Fecha: 13/07/2017
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EN EL NOMBRE DE DIOS
 
 
 
 
 
 
El Pastor Soto llega junto a sus 12 discípulos a un campo abandonado en las afueras de Santiago preparándose para instalarse en ese lugar
 
 
 
Pastor Soto:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
En este lugar mis hermanos podremos honrar a Dios en austeridad y castidad, cultivaremos nuestros propios alimentos y cuidaremos nuestro propio ganado igual que como solía hacerlo el pueblo hebreo en los libros del Pentateuco, lo único que pido a cambio es su absoluta lealtad al igual que todas sus pertenencias monetarias y materiales para que cuando Jesús lo ordene podamos vivir todos juntos en el Paraíso
 
 
 
 
 
 
Marcela Aranda:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¡Gracias Pastor Soto!, usted es la auténtica salvación de Chile….
 
 
 
 
 
 
 
Pastor Soto:
 
    
 
 
No tiene nada que agradecer Sra. Marcela Aranda, líderes de opinión como usted hace que valga la pena levantarme todas las mañanas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Pastor Soto abre una caja de madera con candado muy sonriente observando 13 pastillas de cianuro que tenía para realizar el último sacrificio
 
 
 
 
 
 
 
Varios meses después….
 
 
 
 
 
El Pastor Soto rezaba de rodillas en el granero con los ojos cerrados en frente de una cruz cristiana que tenía una imagen de Jesucristo en su parte frontal cuando se abre la puerta entrando Marcela Aranda junto a un pequeño niño de 8 años que tenía vestimentas como de monaguillo  
 
 
 
 
 
Marcela Aranda:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Pastor Soto este niño ha mojado la cama todas las noches, además hay una chiquilla embarazada sin razón aparente, ¿cree que sea Jesús quien se ha manifestado en este campamento mediante milagros y otras cosas?
 
 
 
Pastor Soto: 
 
 
  
 
Por supuesto hermana Aranda, ahora déjeme con este pequeño para que pueda exorcizarlo del espíritu del maligno que habita en su interior 
 
 
 
 
 
 
 
 
Marcela Aranda se marchaba viendo como el niño estaba atemorizado al lado del Pastor Soto sin decir ninguna palabra, cerrando la puerta un poco dudosa
 
 
 
 
 
 
Varios meses después….
 
 
 
 
La chiquilla de 15 años daba a luz en el granero frente a todos los discípulos liderados por el Pastor Soto y Marcela Aranda quienes observaban el nacimiento
 
 
 
 
 
Marcela Aranda:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Qué le parece Pastor Soto?, ese nacimiento es una obra divina, ¿qué hacemos con el pequeño?, no sabemos quién es el padre
 
 
 
 
 
 
Pastor Soto:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
  
El pequeño debe ser sacrificado hermana Aranda, un nacimiento de estas características solo puede atribuirse a obra del Demonio
 
 
 
Marcela Aranda:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
¿Pero que Jesús no nació de una virgen de quince años Pastor Soto?, tal vez este nacimiento cumple las mismas características, tal vez el pequeño está destinado a salvar a este país de la Dictadura Gay que planea implementar la Izquierda al igual que políticas de genocidio como la Ley de Aborto
 
 
 
 
 
 
Pastor Soto:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
No me cuestione hermana Aranda, el pequeño debe ser sacrificado en el fuego que fue creado para no desatar el Apocalípsis
 
 
 
 
 
 
El Pastor Soto se lleva al pequeño recién nacido separándolo de su madre quien lloraba al ver como lo separaban de sus brazos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El pequeño es sacrificado en un ritual frente a todos los discípulos mientras el Pastor Soto leía un fragmento de La Biblia, la madre guardaba silencio sin poder hacer nada recordando como había sido violada por el Pastor Soto
 
 
 
 
 
 
Discípula de 15 años: 
 
 
 
 
¡Por favor súelteme Pastor!, yo no le hecho nada….
 
 
 
Pastor Soto: 
 
 
 
 
 
 
¡Eres una maldita pecadora y llevas al demonio en tú interior!, voy a purificar tú alma con la gracia de Dios para que no sigas provocando a los hombres
 
 
 
 
 
Varios meses después….
 
 
 
El Pastor Soto estaba reunido en el granero junto a sus discípulos encabezados por Marcela Aranda, la vocera del “Bus de la Libertad” todos de rodillas en el suelo preparándose para realizar el último sacrificio ordenado por Jesucristo
 
 
 
 
 
 
 
 
El Pastor Soto entregaba una pastilla de cianuro a cada discípulo quien la observaba sin entender para que servía
 
 
 
 
Pastor Soto:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
He hablado con nuestro Señor Jesucristo y me ha dicho que para acompañarlo en el Paraíso debemos tragarnos estas pastillas de cianuro sin hacer preguntas, quien tenga dudas será castigado recibiendo miles de azotes por su desobedencia
 
 
 
 
 
Marcela Aranda es la primera en tragarse la pastilla de cianuro masticándola y muriendo envenada con saliva tóxica en los labios, los otros discípulos repiten la misma acción murie ndo envenados inmediatamente sin cuestionarlo 
 
 
 
 
 
El Pastor Soto es el último que quedaba y observa la pastilla de cianuro que tenía en su mano cuestionando en su fuero interno si estaba haciendo lo correcto, observando en la cruz la imagen de Jesucristo que de repente empieza a hablarle
 
 
 
 
 
 
 
Jesucristo:
 
 
 
 
 
 
  
¿No te ordené que todos debían realizar el último sacrificio?
 
 
 
(muy furioso)
 
 
 
 
 
 
Pastor Soto:
 
 
 
  
Lo sé Padre celestial, salvador de la humanidad, perdona mis dudas y ahora de inmediato cumpliré lo que me has ordenado
 
 
 
 
 
 
 
El Pastor Soto se traga la pastilla de cianuro y la mastica muriendo envenado inmediatame nte por causa de la saliva tóxica en sus labios
 
 
 
 
 
El Jesucristo en la cruz empieza a reírse de forma malvada saliendo de su interior una criatura con forma de demonio  

  • A RAM-82 le gusta esto






También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: Pastor Soto, Marcela Aranda, Bus de la Libertad, Monaguillo, chiquilla de 15 años, pedofilia, violación, Jesucristo, Demonio, Risa malvada

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos