Saltar al contenido

Cambiar

Foto

SOCIEDAD | ENTREVISTAS | Raquel y Karen: El plan maestro

raquel karen doggenweiler entrevista caras sociedad ayc ocio

  • Please log in to reply
1 respuestas en este tema

#1
choor

choor

    Fotechadict@

  • Moderador
  • 8.796 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:tu <3
  • Intereses:series, netflix
Raquel y Karen: El plan maestro
 
Tras tiempo alejadas de la pantalla, estas comunicadoras se las ingeniaron para regresar a la primera línea. Serán las protagonistas de People, un musical basado en la música de Barbra Streisand que el 21, 22 y 23 de julio presentarán junto a los primeros bailarines del Teatro Municipal de Santiago en el Teatro CorpArtes. De este debut, sus incursiones en política, la caída del Buenos días a todos y hasta de sus candidatos presidenciales conversaron las divas de la TV.
 
Da la sensación de que fueran muy diferentes, pero basta con repasar un poco sus historias y vidas para ver que Raquel Argandoña y Karen Doggenweiler tienen bastante en común. Se trata de dos mujeres potentes, con carácter —incluso temidas por algunos—, que forjaron sus carreras de comunicadoras al alero de TVN, impusieron su sello en el matinal Buenos días a todos (BDAT), fueron estrechas amigas de Felipe Camiroaga y ambas a su manera han incursionado en la arena política (aunque por distintas tendencias), con hijas igual de potentes que han seguido sus pasos.
 
Alejadas hace un tiempo de la pantalla —Raquel se aburrió de la TV, mientras que Karen renunció al matinal para asumir otros proyectos del canal, donde pronto debutará con el programa ecológico Operación Verde—, el teatro vuelve a reunirlas y a ponerlas en primera línea. Ellas lo saben y por eso aceptaron ser las protagonistas de People, el musical creado por el destacado bailarín uruguayo Gustavo Yacobucci, quien se basó en la discografía de la actriz y cantante norteamericana Barbra Streisand para este trabajo.
 
El artista asegura que pensó en ellas para poner en un mismo escenario el talento de los primeros bailarines del Teatro Municipal de Santiago con la fama de dos divas de la TV, quienes hace varias semanas están sometidas a varias horas diarias de ensayo.
 
Con un montaje y producción al más puro estilo de los espectáculos de Broadway que combinará diferentes líneas coreográficas como clásicos en punta, jazz y música de los ’80, Raquel será Lila; una socialité amante de la moda que al fin cuenta con dinero suficiente para vestirse con su diseñadora favorita Fanny (Karen), a quien se le va la vida por su trabajo, olvidándose de ella, del amor y de formar familia.
 
Una propuesta inesperada que ambas, cuentan, aceptaron encantadas. Karen, quien durante muchos años practicó ballet, fue idea de la coreógrafa Rosita Piulats, quien le sugirió a Yacobucci la reclutara como la prima donna de su obra. Raquel, por su parte, recuerda ese almuerzo con Gustavo, cuando le ofreció se sumara al proyecto musical en el cual trabajó tres años. “Me contó la idea, me mostró los personajes, el vestuario, me habló de los bailarines y le dije, no hay nada que pensar, ¡acepto!, más tarde aclaramos las platas. ¡Primera vez que aclaro los detalles después! (ríe)”.
 
R4A1559.jpg
 
—Que haya aceptado sin saber cuánto le pagarían, eso sí que es nuevo en usted Raquel.
 
—Estoy en un minuto en que privilegio los proyectos; quiero disfrutar la vida, el día a día, hacer lo que quiero y no trabajar por necesidad. Esta oferta me cayó como anillo al dedo, era una fantasía. Cuando veía esos musicales en Nueva York decía: “¡qué ganas de estar en un escenario así!”. Era lo que quería y lo que me faltaba por hacer.
 
—¿Baila Raquel?
 
—Lo normal, como cualquiera, pero aprovecho las oportunidades. No te niego que después me asusté. Muchos profesionales de primer nivel han depositado su confianza en algo que nunca he hecho. Lo conversé con Kel y me dijo que no lo dudara, que es un proyecto a otro nivel.
 
—Karen: Raquel no mientas, bailas muy bien. Fue de las primeras en participar en los programas de baile de TVN y lo hizo estupendo.
 
—¿Cómo ha sido trabajar juntas?
 
—Raquel: Mira, cuando entré a TVN me advirtieron que Karen era una gran profesional, pero que tenía un genio heavy, muy potente. Llegué como panelista al BDAT y reconozco que cuando se pegaba sus viajes a París y me dejaban en reemplazo, yo decía “Ay, Dios mío”. Pero no, siempre fue un apoyo increíble; jamás hemos tenido un encontrón o algún problema.
 
—Raquel llegaba con su fama de polémica, ¿no estuvo a la defensiva Karen?
 
—No. La conocía por nuestro amigo común Felipe (Camiroaga), que la adoraba. El sentía que la Raquel era una súper compañera de trabajo, amiga, partner. Estuvimos juntas en Animal Nocturno… Raquel es encantadora, divertida, juega el juego; sabe mejor que nadie esto del show, si al final, eso es la tele.
 
—Raquel: Tú también eres súper buena en eso. Karen te da el espacio para que te desenvuelvas, le tiras la talla, la recoge y te la devuelve para que metas el gol. Es perfecta en ese cuento; algo que hoy no se da en la TV.
 
—¿Hoy ve más intereses personales que colectivos en pantalla?
 
—Ya no existen las duplas, el juego, la fusión entre animadores y panelistas, que todos tiren para un mismo lado. Hoy se ve que cada uno trata de defender su puesto, olvidándose que deben trabajar para un objetivo.
 
Ambas tuvieron motivaciones distintas a la hora de tomar decisiones en sus carreras. Mientras la periodista de TVN hasta ahora le pesa más lo afectivo, Raquel siempre privilegió lo económico. “Mis prioridades eran trabajar para en algún minuto no seguir haciéndolo y darme los gustos a que estaba acostumbrada, sin deberle un peso a nadie. Lo logré, siempre fui ordenada y ahora puedo pagar mis entretenciones, mis viajes. Hoy acepto los trabajos que quiero, no por necesidad. Eso es muy rico a mi edad”, sostiene la Argandoña. La conductora de TVN, por su lado, reconoce que ha sido menos estratégica. “He dejado el canal dos veces por acompañar a Marco, apoyando su candidatura progresista; ideas que a veces no son fáciles o políticamente correctas de defender. Otra animadora lo pensaría o mediría los riesgos si le conviene o no, en ese sentido he sido más…
 
—¿Corazón que cabeza?
 
—A Raquel también le ha pesado el corazón. Estoy segura de que ella no se hubiese privado de sus niños por un programa o el estelar de la vida.
 
—Raquel: Para mí Karen es la mejor animadora de este país porque es versátil: baila, se disfraza, cuenta chistes, tiene humor; ¡es completa! Por lo mismo, siempre le he dicho cámbiate de canal, te estás perdiendo ahí donde no te valoran. Me consta que ha tenido otros ofrecimientos, pero ella ¡dale con TVN! ¿Dime si no?, ¡ay, no me pegues por abajo! (la acusa). Ella se mueve por las personas, los sentimientos; yo por los proyectos y las lucas. Me daría lo mismo si mi hermana es directora y quiere que la ayude; la familia es familia, y el trabajo es trabajo.
 
—¿Y cómo no aprendió nada de Raquel?
 
—De ella he aprendido otras cosas. Es buena para retarme. De repente se me acercaba y me decía: “Karen, ese chalequito nunca más”; que el pelo me lo arregle no sé dónde…
 
Interrumpe Argandoña:
 
—No mira, es que esta mujer es de esas que le tiene cariño a una peluquera y no la deja. Tengo que decirle: “Karen, olvídate, esa peluquera ¡ya fue!”. Y ella, “no, es que es tan buena persona”, pero resulta que la buena persona no es la que aparece en pantalla. Para mí los afectos están en la casa, en mi familia y amigos que son pocos. En la tele mientras sirvas te dicen que te quieren, pero después chao nomás.
 
R4A1610.jpg
 
—Fueron parte importante del BDAT, ¿cuál es el análisis de por qué no repunta?
 
—Karen: Son procesos y en este caso se ha alargado, pero no creo que estemos en el tiempo de decir esto llegó hasta aquí. Está iniciando una etapa nueva, a la espera de platas que lleguen al canal. TVN juega con otras reglas, es estatal, sin embargo, nos autofinanciamos.
No encontraría tan terrible que programas educativos como Mamá a los 15, por ejemplo, los financiara el Ministerio de Salud. Hace falta replantearse muchas cosas. Debe haber financiamiento del Estado si al final es un canal con misión, que se le exige más, que debe dictar normas y tener un objetivo.
 
—¿Usted comparte esa mirada, Raquel?
 
—No, el error del matinal es que prueban gente en pantalla. Y llevan rostros que no son representativos del canal. Por ejemplo el francés (Yann Yvin) es guapo, pero cuando hablan de Chile o de ciertas noticias, ¡queda colgado! Estaba muy bien para el programa de chefs, pero hoy en el matinal está como adorno, parece modelito, le cuesta el castellano. Después traen a Cristián Sánchez que es amoroso, pero es rostro de Chilevisión. Buscan algo que les resulte, pero eso deberían hacerlo fuera de pantalla. Y juegan y engañan a la gente con concursos de que están buscando a un animador y después no pasa nada. A TVN y sobre todo al BDAT, el público los castigó y prefieren otros matinales.
 
—¿Un castigo por no reconocer el matinal tras la muerte de Felipe Camiroaga?
 
—A ver, partamos con que fue muy injusto lo que hicieron con Julián Elfenbein. De animador estrella de CHV se lo llevaron a TVN para hacer estelares, sin embargo, luego de la tragedia de Juan Fernández, se plantó en el matinal ese mismo día a la espera de que buscaran el animador definitivo. Entre medio le ofrecieron un programa y mientras lo pensaba, le dicen que ya no va, ¡y se quedó sin trabajo!
 
—Tras su paso en el verano Karen, se pensó que volvía al rescate del matinal.
 
—Estuve en Viña, pero la conductora es María Luisa Godoy; hay que respetar a los animadores que hoy están. Me gustó entrar un rato y salir, no más que eso.
 
—Raquel: Disculpa pero se comenta que estos animadores son de transición, que aún andan buscando a la pareja definitiva.
 
—¿No sería mejor que el BDAT muriera como programa y partiera otro distinto?
 
—Raquel: Lógico, piensa que de llamarse Buenos días a todos, ahora es Muy buenos días, ¡¿dónde está la creatividad de ese equipo?!
 
—Karen: Bueno, ese equipo ya no está… Me sumo a lo de Julián, fue duro, lo queremos y extrañamos. Su compromiso con el canal era impresionante. Debe volver a la TV; es talentoso, comprometido y creativo. Regresando a los matinales, creo que estos giran muy en torno a las personas; en su minuto fue Felipe, en el Trece está Tonka, Mega con Lucho Jara…
 
—Lo que no ocurre hoy con TVN. ¿Será que ningún rostro consagrado quiere hacerse cargo de ese buque?
 
—Raquel: ¡Obvio!, si después que tú te fuiste Karen, empezaron a renunciar todos; está claro que nadie quiere hacerse cargo. De afuera se ve que los matinales es lo único que está quedando vigente, porque la gente casi ya no ve televisión. Yo cuando lo hago, sintonizo el de la Tonka y a veces el del ‘Yoyo’ de Luchito que es muy simpático, aunque cuando está mucho rato, me aburre. Me da pena TVN, tratan, se esfuerzan, pero sacan tres puntos; no lo logran hace mucho.
 
Con su partida del matinal, Karen priorizó su vida familiar con Marco Enríquez-Ominami y sus hijas Fernanda y Manuela. Entre tanto, se cambió a una nueva casa en Vitacura y está con proyectos que —tras varios meses de ausencia—, pronto la traerán de regreso a la pantalla. “Empecé a hacer cosas que antes no podía, como juntarme con alguien a tomar un café en la mañana, ¡había vida a esa hora!”.
 
—La firme, ¿lo suyo fue renuncia voluntaria o un despido disfrazado tras el episodio en que supuestamente censuró tapándole la boca a una mujer que se manifestaba en contra de Bachelet?
 
—Fue injusto, una operación… Quise irme, hacer otras cosas.
 
—¿Operación política se refiere?
 
—Evidente.
 
—¿Qué costo tuvo en su imagen ese episodio? En las redes sociales le dieron duro.
 
—Creo que en esos días había pocas noticias. Y un tipo armó el cuento y lo subió a un portal de noticias (Emol), pero ese tema ya no resiste análisis. Quedó claro que fue por una motivación política hipermontada e injusta. Al principio me afectó, pero después la gente entendió que hubo aprovechamiento de una situación que había pasado cuatro días antes.
 
—Raquel: ¿Y te afecta lo que digan?, a mí nada, estoy curada de espanto. Siempre fui criticada; mientras hablen eres importante, aunque te destruyan. Eso significa que se toman el tiempo para hacerlo.
 
R4A1836.jpg
 
—¿A usted Karen también le da igual que la destruyan?
 
—Me cuesta creer que haya personas dedicadas a eso, pero evidente que es así. A estas alturas lo acepto como parte de…
 
—A la larga, ¿les ha sumado o restado incursionar en política?
 
—Raquel: En su momento sí, pero hoy no me presentaría a nada porque está muy desprestigiada. La ciudadanía está votando más por las personas, pero yo en esta pasada me voy por el candidato más seguro y probado. Hoy no volvería por nada del mundo; estoy decepcionada por lo que dejé de ser militante de RN. Incluso a Kel le han ofrecido ser concejal y alcaldesa, pero tampoco le interesa.
 
—¿Y en su caso, Karen?
—No soy de calcular lo que me conviene o sirve porque tengo convicciones y porque no pueden ganar los mismos de siempre. Al final, la gente premia, respeta y valora que manifiestes tus posturas. Aunque con Raquel pensemos distinto, es imposible no coincidir en temas de violencia en contra de la mujer o que nuestros viejos tengan pensiones más dignas.
 
Interrumpe Raquel:
 
—¡Tú debieras ser la candidata Karen!
 
—Karen: ¿Yo?, ¡no!, no me gusta este Congreso. Está atrasado en discusiones como pensiones, aborto terapéutico. Es el colmo que la sociedad vaya más adelante y el Parlamento no se entere. Vi la experiencia de Marco como diputado, era un francotirador en estos temas y fue complicado. Presentó el proyecto de matrimonio igualitario, cambiar la ley de adopción y ha costado mucho. Valoro los intentos de avance; me encanta, por ejemplo, ver a mi hija Fernanda comprometida en sus roles de militante del Pro y de consejera académica de la UDP. Marco jugó ahí un papel súper importante; me enorgullece que la haya criado como su hija; ¡que sea su hija!, que tenga a su hermana, haya florecido.
 
—Fernanda dijo que Marco se presentará a elecciones las veces necesarias hasta que salga presidente, ¿hasta dónde lo apoyará usted?
 
—Siempre, como dijo Chayanne: “Lo dejaría todo…”.
 
—Raquel: ¡Pucha la mujer enamorada! ¿Cuánto llevas casada?
 
—Karen: Cumplimos 13 años. Sí, estoy enamorada, me encanta Marco. Me casé un 7 de diciembre y Manuelita nació el 7 de septiembre, quede embarazada esa noche y lo supe altiro. La última vez que se presentó como candidato había muy buenas razones para ganar pero también muy buenos motivos para perder, y una de ellas fue plantear lo necesario de una asamblea constituyente. Marco cuenta conmigo siempre y quiero que sea ahora.
 
—¿Tiene posibilidades reales de ganar?
 
—Prefiero no seguir metiéndome en política por respeto al canal donde trabajo.
 
—Se lo pregunto porque los cuestionamientos al financiamiento de su campaña anterior lo golpearon duro. ¿Cuál ha sido su papel ahí?
 
—Marco es fuerte, lo veo muy firme.
 
—¿Cuál fue el error?
 
—Te insisto, no hablaré.
 
—Siempre habló de política y hasta hizo campaña con su marido estando en TVN.
 
—En campaña sí. Cuando estemos en el comando te digo lo que quieras, pero ahora no.
 
—¿Qué opina de Marco candidato, Raquel?
 
—¡Guapo!, pero yo votaré por Sebastián Piñera. Es un presidente probado, Chile estuvo muy bien bajo su gobierno, disminuyó la cesantía y me sentí a gusto durante su período.
Doggenweiler no se resiste y le advierte: “Me quedan unos meses para convencerte”.
 
Raquel se la devuelve: “Mira, si la candidata fueras tú, votaría por ti. Creo que la puedo convencer de que deje un rato el corazón en el cajón. Insisto, ella debiera ser la candidata, tiene llegada. Su ángel es muy importante”.
 
La animadora de Televisión Nacional dice que es el momento de pensar en un Chile distinto, con vida de barrio, donde se recupere la confianza y nos volvamos a querer. “Un país donde lo económico sea importante, pero que existan otros pilares igual de valiosos como la educación, salud, vivienda y pensiones. No es posible que alguien se salve de una enfermedad según las lucas que tenga. A pesar del Auge, de la ley Ricarte Soto, seguimos animando bingos, rifas y completadas para que una persona no muera. En el fondo, un Estado menos subsidiario y más garante, donde perder la pega no signifique que una familia quede en la calle”.
 
Raquel agrega:
 
—También hay que ponerle mano dura a la delincuencia y a la justicia, porque los gallos saben perfecto que al tiempo están libres. Hoy los delincuentes están dominando nuestro país, la gente no sale, no se ven niños jugando en la calle, no puedes pasear ni siquiera a tus mascotas. Antes las mujeres podíamos salir tranquilas, no se veían violaciones, femicidios. Hasta cuando salen tus hijos quedas intranquila por temor a que los asalten y acuchillen en la esquina.
 
—Suena pesimista, Raquel.
 
—Así están las cosas, pues. Aspiro a un Chile donde haya trabajo, se respete al anciano, se permita el aborto y el matrimonio igualitario. Que las personas tengan una vida digna, que el sueldo mínimo alcance y haya tiempo para descansar, estar con los hijos, la familia.
 
—Karen: Es progresista Raquel, ¿viste? Y un Estado sin abusos, donde no se permitan las colusiones producto de la falta de fiscalización y de la concentración económica.
 
—Raquel: Y un presidente con lucas ¡por favor!, para que no robe o robe menos que los otros.



#2
choor

choor

    Fotechadict@

  • Moderador
  • 8.796 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:tu <3
  • Intereses:series, netflix

me encantó la entrevista, no sabía que karen y raquel fueran amigas o algo así :soto:







También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: raquel, karen doggenweiler, entrevista, caras, sociedad, ayc, ocio

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos