Saltar al contenido

Cambiar

Foto

[Actrices] Leonor Varela: La defensora de Aisén


  • Please log in to reply
3 respuestas a este tema

#1
Yung Rapunxel

Yung Rapunxel

    Forista S.N.D.V.

  • Usuari@ en Primavera
  • 41.621 Mensajes
  • Sexo:Mujer
Revista MUJER
La defensora de Aisén



Aunque dice: "no soy Juana de Arco", la actriz chilena más conocida en Hollywood ahora reafirma su compromiso por la causa ambiental con su nueva faceta de productora y conductora de documentales que acaba de estrenar. Aquí habla de ello. Y también de su proyecto personal más ansiado: tener una familia. "Eso está entre las cosas que más me importan", afirma.

"Con este documental me gustaría que la gente se enamorara, como me ha sucedido a mí, de la belleza de Caleta Tortel, que es una puerta de entrada a los Campos de Hielo Norte y Sur, una zona de gran valor no sólo para Chile sino para la humanidad, una de las principales reservas de agua dulce del planeta. Deseo que aprendamos a amar esta región y que pudiéramos ayudarla a crecer de manera armoniosa, respetuosos de su entorno".

Así explica Leonor Varela los objetivos de su última incursión en el terreno del medioambiente, que se suma a su ya conocida labor por el cuidado de los océanos y la protección de las ballenas: la del doble rol de productora y conductora de un documental titulado Caleta Tortel: el Canto del Agua (dirigido por el periodista Hugo Godoy). Se trata del primero de una serie de trabajos audiovisuales con temáticas semejantes que la actriz pretende realizar en pro de la defensa del patrimonio natural chileno. Esta caleta está en serio riesgo de verse afectada por el megaproyecto hidroeléctrico Hidroaysén, aún no aprobado y en el ojo del huracán debido a su enorme impacto ambiental, sobre todo porque implicará un tendido eléctrico de torres de alta tensión por más de 2.000 kilómetros en paisajes aún vírgenes.

Para filmar, Leonor Varela se trasladó desde Estados Unidos, donde actualmente reside, al fin del mundo: viajó 1.500 kilómetros al sur de Santiago, donde está ubicado este poblado de 500 habitantes, donde el único medio de transporte es la navegación y que por calles tiene un entramado de pasarelas de ciprés de las Guaitecas, un árbol nativo milenario que aún sobrevive en esos parajes. Toda una joya patrimonial, como ella explica, mientras se explaya acerca de las razones por las que se involucró en esta nueva tarea. "La primera conexión del extranjero con Chile no es el negocio del salmón ni la tecnología, sino el paisaje. Y Tortel es un monumento natural que habla de un Chile que yo quiero dar a conocer al mundo".

Radicada hace cinco años en Los Ángeles, California, donde desarrolla su carrera cinematográfica, la actriz estuvo en Chile durante poco más de una semana para rodar el filme que se estrenará dentro de seis meses. Ahora está en negociaciones para su difusión a través de la TV local y de espacios como National Geographic y Discovery Channel.



Extraordinariamente esbelta, la delgadez de esta belleza latina sorprende: de su grácil figura destaca lo fino de su cintura, que no supera el ancho de dos manos extendidas. Ella insiste en que "apenas se cuida" y que tiene un "metabolismo privilegiado". Como sea, es plausible que Leonor es una mujer de rigores, cuyos éxitos son el resultado de su tenacidad, con una veintena de películas ya a su haber. Algo que la ha llevado durante el último tiempo a cosechar cada vez mejores frutos, transformándose, por ejemplo, en un referente para el mundo latino en los Estados Unidos: durante 2008 encarnó a Jennifer Lopez en la serie Cómo Ama una Mujer y recientemente ganó el premio Image Award -que destaca a los actores latinos- a la mejor actriz secundaria por su actuación en la película Where God Left his Shoes (Donde Dios Dejó sus Zapatos).

En Chile, en tanto, tiene en carpeta varios proyectos que la esperan, como la postergada filmación de la película Caleuche que dirigirá Jorge Olguín, tema que le está dando algunos dolores de cabeza, como ella explica. "Con Caleuche estoy a la espera de que ChileFilms, mi socio, rinda lo que prometió que iba a rendir hace más de tres años. Ha sido muy difícil para mí cargar con el estigma de este proyecto que ha tardado tanto. Es un proyecto que quiero, que fue escrito para mí". En cambio, está entusiasta con la idea de protagonizar a Inés de Suárez en una futura producción que Canal 13 realizará para las celebraciones del Bicentenario.

Mientras, ella no cesa. Sigue trabajando junto a un escritor amigo estadounidense, cuyo nombre prefiere mantener en secreto, en la realización de un guión que está próximo a concluir y que presentará a algunos directores para que sea llevado al cine. Y durante febrero evalúa su participación en una nuevo filme en Hollywood, mientras atiende las demandas que le sigue trayendo el estreno a fines de 2008 de la película Hell Ride, producida por Quentin Tarantino. Un filme que no ha recibido la mejor crítica, pero le significó una buena sorpresa: conocer a su actual pareja, el actor Eric Balfour (31), quien fue allí su compañero de reparto.

Es que Leonor está siempre llena de planes. Es claro que energías le sobran. Incluso para seguir levantando banderas como la de Tortel, con toda la singularidad que ello implica.

-¿Por qué se involucró en este proyecto? ¿No se sentía satisfecha con los buenos resultados de lo que ya hace en el terreno de la protección de la vida marina?
-Esto lo siento como una extensión de lo que ya venía haciendo, pero que toma otro formato, el del documental. No es que yo tenga conciencia medioambiental hacia el océano solamente, sino un sentido más amplio, que se traduce en el deseo de cuidar la naturaleza de manera constante.

-¿Qué la seduce de trabajar en este formato?
-La manera de comunicar, que es muy directa y fuerte: nadie puede alterar la fuerza de las imágenes. Eso facilita que se cumpla mi objetivo central: fomentar una conciencia, un deseo de conocer y de cuidar una zona que actualmente está con mucha incertidumbre en cuanto a su futuro: ¿qué le va a pasar?, ¿su patrimonio se va a conservar?, ¿los Campos de Hielo van a ser completamente valorados en la riqueza que significan de tener agua dulce o no? Y esas son preguntas bastante importantes, no sólo para Chile, sino también para el mundo.

"No soy Juana de Arco"...



-¿Su idea es entonces provocar la reflexión?
-Absolutamente. Y, por otro lado, también hay un motivo personal: mi deseo de vincularme con mi cultura chilena, porque no la tuve desde niña, pues viví en el exilio con mis padres.


-¿Cuán vinculadas están estas motivaciones suyas con el legado de su padre (el biólogo Francisco Varela)?
-Obviamente que yo heredé una educación, una sensibilidad y una visión del mundo que fue la suya, aunque yo hago siempre las cosas por razones muy personales y con una pasión muy personal.

-Es primera vez que viaja a un lugar tan austral. ¿Qué emociones vivió al enfrentarse a esa naturaleza tan virgen?
-Sentí mucho respeto. Hay una majestuosidad tan inmensa al ver esas montañas, esos lagos, esos campos de hielo. Provoca una conexión con lo profundo de uno mismo. Hay gente que va los domingos a la iglesia y ese es su encuentro con su espiritualidad; otras se sientan todos los días y rezan o meditan, como mi padre, y esa es su espiritualidad. Lo que a mí me inspira es observar la naturaleza, relacionarme con su complejidad, belleza y ritmo. Ahí encuentro una gran sabiduría, es mi forma de conectarme con algo sagrado interno.


-¿Y hasta dónde está dispuesta a llegar con estas batallas y pasiones que la mueven?
-No creo que el calentamiento global hoy en día sea un tema polémico: es una realidad comprobadísima que la ONU ha ratificado, sobre la que científicos han investigado y tienen datos súper claros. El retroceso de los hielos es una realidad que yo vi con mis ojos. Yo no me siento líder política, quizás pueda ayudar a cristalizar un movimiento un poco disperso en Chile para darle más impulso, nada más. No puedo decir a la gente lo que haga, sólo puedo contarles lo que yo hago, si quieren saberlo. No puedo hacer más que ayudar a inspirar a otros.

-Se lo pregunto porque en el sur está el proyecto de levantar media decena de centrales hidroeléctricas que afectarán al equilibrio de los ecosistemas. ¿Está dispuesta a levantar la voz contra estas instalaciones?
-No siento que pueda pararme en contra de las hidroeléctricas, porque no soy Juana de Arco, no tengo una espada ni un caballo para detener eso. Pero puedo levantar mi voz mediática para compartir mis opiniones acerca de las soluciones alternativas a un daño ecológico irreparable que le vamos a hacer a nuestro patrimonio y a las generaciones futuras si se instalan esas represas. Hay falta de visión de futuro, creo, en levantar un proyecto como ese de las centrales hidroeléctricas en el sur de Chile. Pienso que no es la manera de solucionar los problemas de energía que tenemos a largo plazo; quizás en lo inmediato sí. Lo que sí me importa es que se conozca que hay gente que ha hecho que esta región sea chilena y que se oiga su opinión: esa región es de ellos y hay que tener la decencia de darles la palabra. Por eso he hecho este documental. Ellos han hecho un censo en su zona: 76% está en oposición a las represas y 24% está a favor. Es bueno escuchar sus razones con sus porqué y, a partir de eso, que las personas se apasionen, se empoderen con el tema y exijan que a nivel político y de gobierno las escuchen.

-Pero por la pasión que la mueve, ¿no llegaría a más, acompañando a los tortelinos en el momento oportuno?
-Quiero tener mucho cuidado en esto y decir que no me voy a parar frente a las represas. No me voy a acostar frente al río para decir "no pasen por aquí", porque ese no es mi estilo.

-Así como se ha sumado a otras campañas, como la lucha contra la extinción de las ballenas, ¿por qué no lo ha hecho con la organización Patagonia sin Represas?
-Porque es una campaña que no necesita de mi voz, que tiene recursos y su mirada: ha tomado un posicionamiento antagonista y esa no es mi parada. Simpatizo con su causa, absolutamente, la mirada final es la misma, pero el proceder y el camino son diferentes. Creo que eso es súper trascendental: más allá de llegar a un objetivo, el cómo llegar.

La deliciosa Monroe...



-¿Cómo ha sido la vida en Los Ángeles?
-Estos últimos 4 ó 5 años han sido muy gratos. Haberme mudado a vivir junto al mar me ha hecho más feliz.


-Dice que su vida ha sido muy interesante y entretenida allí. Pero el ambiente actoral también debe tener su hoguera de las vanidades. ¿Ha sentido esa parte?
-Sí, por supuesto. Pero uno elige cómo mirar y sentir lo que vive. No me siento agobiada por eso, para nada. Creo que como te planteas frente al mundo es lo fundamental.


-Muchos del mundo del cine han vivido duras experiencia por las rivalidades, las batallas que deben dar.

-Es un medio muy competitivo. Pero yo no me manejo así. Soy bastante valiente. Me dicen: súbete arriba de ese témpano, y me subo, aunque me adviertan que no es seguro. Así funciono y creo que es una forma que es como un vuelo de la vida. Tengo un vuelito interno que es como un tirarse a vivir sin miedo. Y al mismo tiempo tengo una racionalidad que me permite tener buenas perspectivas de las cosas.


-¿En qué consiste hoy su cotidianidad?
-No tengo cotidianidad: un día tengo una entrevista, otro una audición o un almuerzo con un director. Hay otros días que los tengo libres o me dedico a escribir. No hay nada rutinario. Encuentro súper agradable ser mi propio jefe, soy muy afortunada: hago lo que me gusta, y eso es un privilegio enorme. Intento siempre empezar mi día con yoga o me voy al mar a surfear un rato. Me agrada comenzar el día con una actividad física, me asienta el cuerpo y calma la mente. Y antes o después de eso, paseo a mi perra (relata que le puso Monroe, en honor a Marilyn, mientras ríe).


-¿Y cuándo llegó a su vida esta compañía?
-Hace tres años y medio. Es una perra deliciosa, es como mi hija, es una bulldog francés. Tengo mucha conexión con los animales. La llevo a todos lados, a donde puedo, es muy divertida. Incluso va a los set, y me espera sentada en mi silla.


-Debe estar sometida a muchas exigencias. Tiene que cuidarse, estudiar...
-Eso nunca ha sido problema para mí. Soy capricornio.

-¿Y eso qué significa?
-Que los capricornios tenemos una ética de trabajo y un rigor innato. Pero, además, en lo físico no requiero de estar haciendo esfuerzos, porque tengo un buen metabolismo. Mi abuelo me dice: mijita, usted come tanto, ¿cómo no engorda? Y es así: me doy esos gustos, nunca he hecho una dieta.

-¿Verdad? Pero está muy delgada, ¿cómo lo hace?
-En algún momento de mi vida me cuidé y comí no tres postres al día, sino uno. Pero mi metabolismo es muy sano, funciona muy bien. Estos días en que estuve grabando en Tortel sólo pude hacer yoga un par de días. Y en situaciones así me siento sobresaturada de energía. Porque cuando hago ejercicios mi energía se aterriza, no estoy tanto en mi cuerpo, sino en mi cabeza, me siento mejor.



Sueños de familia...



Tiene 36 años y una vida agitada. ¿No desea variar el rumbo y formar una familia?
-Sí, tengo muchas ganas. Pero creo que es algo que tiene que darse cuando esté a mi lado la persona indicada. No quiero tener un hijo de manera egoísta, sólo porque yo sienta que necesito tenerlo, sino junto a una pareja, formando una familia. Formar una familia es un tema que está definitivamente entre las cosas que más me importan y que deseo lograr en un futuro cercano.

-¿La adopción de un hijo, además de la maternidad biológica, es un proyecto importante para usted?
-Sí. Me gustaría tener un par de hijos. Y si tengo el tiempo y la capacidad para adoptar, podrían ser posibles las dos opciones. Pero también depende de mi pareja, porque no es algo que desee decidir individualmente, a menos que quiera ser madre soltera. Idealmente, me gustaría crear una familia y no sólo ser madre. Cuando era pequeña, me gustaba tener un papá y una mamá, me gustaba tener ese referente emocional y es algo que quisiera darles a mis futuros hijos.

-¿Está enamorada en este momento?
-Sí, estoy súper bien.

-Hace unos años declaró que las relaciones sentimentales entre actores eran de alto riesgo, pero en su vida sentimental ha habido bastantes actores y actualmente está emparejada con uno, Eric Balfour. ¿Sigue pensando así?
-No es cierto: mi ex novio, Antonio, era director y fotógrafo. Pero hay cosas que así nomás son: es lo que hay, como dijo ese personaje bien conocido (ríe).

-¿Y mantiene ese comentario suyo de que le gustan los hombres norteamericanos y no así los latinos?
-He estado con hombres latinos. No puedo hablar en general, porque sería injusto, pero mi experiencia concreta con latinos es que son muy mujeriegos y están muy poco en contacto con su lado femenino. Las parejas norteamericanas que he tenido han sido personas muy importantes por su lado femenino: muy artistas, muy sensibles. Es algo que a mí me gusta mucho. Creo que es importante el ying y el yang dentro de cada persona, hay que asumir las dos partes de nuestro ser.



#2
Amdpoi

Amdpoi

    Disfruto hasta los comerciales..

  • Usuari@ en Primavera
  • 9.869 Mensajes
  • Sexo:Mujer
"...Pero puedo levantar mi voz mediática para compartir mis opiniones acerca de las soluciones alternativas a un daño ecológico irreparable que le vamos a hacer a nuestro patrimonio y a las generaciones futuras si se instalan esas represas"

tie.gif

no sabia que tenia 36 ohmy.gif ni conocia a su pololis eliza.gif


#3
UcKeR™

UcKeR™

    Forista Gold

  • Usuari@ en Primavera
  • 21.594 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Viviendo una Tormenta en el Paraiso
Que hermosa sale la leo en las fotos


#4
Bai

Bai

    Vida? Me suena esa palabra...

  • Usuari@ en Primavera
  • 38.070 Mensajes
Idola tie.gif Quiero ver el documental





1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos