Saltar al contenido

Cambiar

Foto

[Capítulo 18] Todo está predestinado.


  • Please log in to reply
9 respuestas a este tema

#1
Muneh

Muneh

    Estoy para Director Ejecutivo de canal

  • Usuari@ en Otoño
  • 11.954 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:unos Campos de Fresas :D
Casa de Felipe:

Felipe (Francisco Pérez-Bannen) y Paloma (Bárbara Osses) desayunaban silenciosos y se miraban con recelo. Paloma no se olvidaba de las palabras de su madrastra, al advertirle que no volvería a separarlas de nuevo. ¿A qué se refería con eso? Si ni siquiera se ha cumplido un año desde que se conocen. Esperaba paciente que su padre se lo explicara, pero como el tiempo pasaba en vano, decidió preguntarle:

-Papá quiero que me explique que pasó ayer con Magdalena.

-¿Qué iba a pasar? Cualquiera con una botella entera de alcohol en el cuerpo llega como llegó Magdalena. Imagínate como le habrá hecho de mal a ella que jamás toma. Pareciera que lo que no tomó en treinta y cuatro años se lo tomó ahora.

-Papá no me refiero a eso.

-¿Y a qué entonces?

-Papá yo no soy sorda, y estoy segura de lo que escuché. La Magda dijo clarísimo que nos habías separado antes.

-Ay Paloma no puedes tomar en serio lo que dijo Magdalena en un estado como ese.

-¿Y por qué no? ¿Acaso nunca has escuchado que los curados siempre dicen la verdad?

-¡Ay pero de qué verdad puede estar hablando Magdalena!

-No sé, por eso le estoy preguntando.

-¡Magdalena estaba hablando puras weas Paloma, por Dios que poco sentido común estás usando!

-Es que no sólo se trata de eso papá. Durante la noche Magdalena comenzó a hablar inconcientemente, repetía mi nombre a cada rato, te pedía a ti algo, algo así como un favor. Papá por favor dime que me están ocultando.

-¡Magdalena está loca Paloma! ¡Como es una mujer con demasiadas frustraciones cree que contigo podrá dejarlas atrás! –Enojado, completamente fuera de sí- ¡Y ya basta de preguntarme cosas que no tienen respuesta!

-¡Papá ya córtala, es de Magdalena de quien estás hablando!

-No importa Paloma –Le dijo Magdalena (Alejandra Herrera) a su hija, viendo con una mezcla de rabia y tristeza a Felipe- Siempre es bueno saber que piensa Felipe sobre mí –Tenía los ojos hinchados, la cara pálida y desarreglada- Qué soy para ti aparte de una mujer completamente frustrada.

-Magda…-Felipe estaba arrepentido. Lo que dijo no representaba su pensamiento, sólo un momento de vulnerabilidad.

-Contéstame Felipe. Qué más soy para ti.

-Oye Magda por qué mejor no te vas a acostar, te veo súper mal –Paloma sentía un tanto de culpa por lo que tuvo que escuchar Magdalena.

-No Paloma, quiero saber que otro adjetivo ocupa tu papá conmigo aparte de loca y frustrada.

-Hablémoslo en la pieza Magda ¿Ya?

-Claro…ahora soy la Magda, ahora me tratas bien. ¿Sabes qué Felipe? ¡Te puedes ir a la misma mierda si quieres!

Dicho esto se fue corriendo a su habitación. Paloma miró a su padre con reproche:

-La vas a perder papá, si sigues así te vas a perder a la mujer más maravillosa que pueda existir.

-Lo sé…

Felipe salió detrás de Magdalena al instante, muy arrepentido por la torpeza que había cometido.

Habitación de Felipe:

Felipe entró y vio a Magdalena guardando su ropa en una maleta. Se acercó a ella rápidamente y la abrazó, inmovilizando sus dos brazos y provocando que la maleta se cayera:

-¡Qué estás haciéndome ahora weón! –Llorando- ¡Hasta cuando me haces sufrir por la cresta!

-Magda necesitamos hablar, no solucionaremos nada si te arrancas.

-¡Y qué más quieres que haga si cada vez que estoy contigo me siento peor!

-Por eso mismo Magda. Magda yo te amo, tú sabes eso. No quiero ser para ti objeto de sufrimiento.

-¡Entonces por qué hablas tantas weas! –Apoyó su cabeza en el closet- Cuando lo único que necesito es de tu apoyo Felipe. Tan sólo la comprensión de la persona que amo ¿Es tanto pedir?

-No, y soy un menso por eso, lo sé. Pero es que yo soy así, un pastel.

-Necesito que dejes de serlo Felipe, aun que sea por esta vez.

-Pero qué ocurre Magda, no puedo entender tu actitud por más que trato.

Magdalena abrió su cartera y le pasó los exámenes de Paloma. Felipe los leyó y quedó en chock, no tenía reacción.

-¿Ahora me entiendes? –Abrazó a Felipe con una pena infinita- Si le pasa algo me muero Felipe. ¡Esperé demasiado para estar con ella, no es justo que Dios se la lleve!

-Pero Magda si estos exámenes son ciertos, Paloma puede mejorarse ¿Verdad?

-Sí, pero también corre muchos riesgos ¡No quiero que por mi culpa le pase algo!

-¿Cuándo lo supiste Magda?

-Ayer. ¿Ahora me entiendes? ¡Cómo crees que fue para mí enterarme de algo así!

-Perdóname Magda, si hubiera sabido que se trataba de algo así no te habría dicho ninguna de esas tonteras. Sólo estaba asustado por lo que le dijiste a Paloma anoche.

-¿Qué le dije?

-Que no querías que las separas de nuevo. Luego mientras soñabas comenzaste a hablar y por supuesto Paloma escuchó. ¿No crees que sería mejor contarle? Al final se enterará igual.

-¡¡Por ningún motivo!! ¡¡Paloma nunca se va a enterar de eso!! ¡¡Prefiero mil veces que me llame madrastra a que su hermosa vida corra alguna clase de riesgo!!

-Mi amor todo esto te hace mal a ti. No sabes como te brillan los ojitos cada vez que estás con Paloma, y lo feliz que es ella estando contigo. Estoy seguro que a Paloma le encantaría saber que tú eres su mamá.

-Cómo le va encantar enterarse de algo así. ¡Ella creerá que la abandoné, que me desligué de sus responsabilidades!

-No podemos ocultarle la verdad para siempre.

-Sí podemos. Y eso haremos.

Felipe no siguió insistiendo. Realmente era Magdalena la especialista en el tema, y si ella consideraba que era lo mejor le haría caso. Le tomó una mano y le llevó hasta la cama, para acurrucarse junto a ella y hacer que por fin conciliara el sueño. Una vez que Magdalena ya estaba dormida, se largó a llorar en silencio, sin poder creer aún que su hija tuviera un tumor en el corazón. Pensó en eso largas horas, hasta que el sueño lo venció.

Subconsciente:

Katrina se balanceaba en un columpio de aquella plaza pensativa. Pensaba y pensaba pero no lograba llegar a nada, sus ideas no dejaban de ser eso: ideas inconclusas sin una clara respuesta. Junto a ella apareció el anciano (Jaime Vadell) y la sorprendió:

-Piensas mucho Katrina.

-No tengo otra cosa más interesante que hacer.

-¿Y ver como tus padres viven su historia de amor no te parece entretenido?

-No. Esa historia es de ellos, que la vivan solos y sin espectadores.

-Me sorprendes Katrina, esas palabras no cualquiera las diría.

-Yo siempre he sido distinta al resto ¿No es verdad?

-Sí, por eso vives cosas que los demás jamás experimentarán.

-No sé si considerar eso un cumplido o una burla.

-Considéralo como quieras. Y por lo visto, la visita de Emilia aún sigue dándote vueltas la cabeza.

-Esa señora siempre hace eso con todo el mundo. No consigues olvidarla en un largo tiempo…

-Lo sé, por eso fue elegida para esto.

-¿Para qué?

-Para ayudarte por supuesto. El tiempo se termina Katrina, y tu misión debe concluir pronto.

-¿Y cuando se termina?

-Adivina. Te daré una pista: será dentro de este año.

-¡Hay muchos días por Dios!

-Sí Katrina, pero sólo hay uno que realmente me interesa…

-¡No se me ocurre!

-Abre tu mente querida, eres inteligente y no lo estás pensando.

-¡Ya basta, dime de una vez por todas que cresta ocurre!

-Katrina escúchame muy bien algo: el destino es lo único que no podemos cambiar en nuestra vida. Hay un día en que todo terminará, en que toda esta historia que comenzó hace quince años con la desaparición de tu padre terminará. Lo que no puedo decirte es como será ese final. Ustedes necesitan trabajar juntas para que ese final sea un final feliz. Cuídate mucho Katrina, sería una lástima que una mujer tan hermosa e inteligente como tú, terminara en el otro mundo después de todo lo que tuvo que vivir. Adiós.

Katrina reflexionó lo que el anciano le acababa de decir. ¿De qué día estaba hablando el anciano? Fechas… hay demasiadas. Meses, semanas, días… ¡Cómo acertarle, como poder preveer si ni siquiera puede encontrar una bendita fecha! Se dirigió al lago e intentó ver algo, pero estaba totalmente negro. De pronto una imagen comenzó a aclararse: era Magdalena, estaba durmiendo junto a Felipe. Entonces por fin lo entendió, sus ojos brillaron y una inmensa emoción fue su primer sentimiento:

-¡El 1 de diciembre, cómo no me di cuenta antes! –Caminaba de un lado al otro asimilando todo- ¡Si era tan fácil la respuesta, qué otra fecha aparte de esta!

Katrina se detuvo de súbito. Su cuerpo y toda su mente se congeló por unos instantes:

-¡Por la cresta, por qué tenía que ser en el cumpleaños de la tía Magda! –Llorando- Ella no, a ella no se la pueden llevar ¡Por favor, si hay alguien allá arriba lo único que les pido es que ella no sea otra víctima, ella es la única que falta de la familia por la mierda!

Se recostó en el suelo y se largó a llorar descontrolada. No podía ser ese el final que el destino le tenía preparado, si hay alguien que merecía vivir esa es Magdalena. Como sea tenía que recuperar su cuerpo, no iba a permitir que algo malo le pasara a su querida tía Magdalena.

Meses después…



Cabaña:

En una cabaña junto a la playa, Nicolás (Pablo Díaz) celebraba junto a sus amigos y familiares su cumpleaños número veintiséis. Ya era bastante de noche y todos se encontraban bailando, a excepción de Constanza quien esperaba la tardía llegada de Rafael (Cristián Campos):

-Coni… ¿Mi papá aún no llega?

-No Feña, no lo he visto –Apenada.

-¡Ay que es burro! ¿Y a dónde fue?

-No sé, lo llamaron por celular y seguido de eso se fue. Parece que iba a buscar a alguien.

-Ah. ¡Pucha que es pavo! Pero Coni no te quedes aquí sentada, como sabes si te encuentras algún pinche por ahí más interesante que mi papá.

-¡Jajajajajajajajajaja! Que eres loca. Ya ándate a la fiesta, no dejes al cumpleañero solo.

-Ya. Cualquiera cosa avísame, estoy por aquí cerquita.

En un rincón del lugar se encontraban Magdalena y Felipe bailando y besándose acaloradamente igual como si fueran unos adolescentes:

-¡Magda! –Le gritó Felipe para llamar su atención. La música estaba tan fuerte que no se escuchaba casi nada- ¡Oye!

-¿¡Qué!?

-¡Te amo!

-¿¡Qué!?

-¡¡Te amo!!

Magdalena escuchó y enseguida se sonrojó. La ternura y la sinceridad con la que lo decía alborotaban sus hormonas.

-¡¡Yo también te amo!!

Se siguieron besando un largo rato, totalmente desconectados de la realidad.

Aquella escena la observaba Paloma junto a Cristián (Drake Bell) a unos metros de ahí, un poco apartados del ruido:

-Se ven tan lindos –Con tristeza en la mirada, bebiendo un sorbo de pisco sour- Si son la pareja perfecta…

-¿Y entonces qué te da pena?

-Que a pesar de todo lo que me gustaría, Magdalena jamás será mi madre. Por más que trate, siempre está ese recuerdo, ese espinita en mi corazón –Bebió otro sorbo- Es tan frustrante eso.

-Paloma no tienes que estar triste por eso, mira todos lo están pasando increíble –De la mesa sacó dos vasos de ron-cola y le entregó uno a Paloma- ¿Por qué no te relajas un rato? –La besó en los labios- Me encanta verte feliz.

-Te amo mucho Cris.

-Yo también.

En la entrada:

Rafael y Emilia (Ana María Gazmuri) se bajaron del auto muertos de la risa, venían conversando cosas de niñez muy animadamente:

-Oye tú de donde vienes, estás totalmente enloquecida Mili –Le dijo entre risas.

-Me estuve tomando un pisco sour con un amigo por ahí ¿Por qué? –Sonriendo, con la cara enrojecida levemente.

-Porque parece que fueron varios pisco sour.

-Bueno… ¿Y…? Hoy es mi día libre querido mío, así que me puedo tomar lo que quiera.

-Mientras no te tenga que llevar en brazos después…

-¡Oye que eres hablador, jajajajajajajaja! –Sonrió- Estoy bien, puedo cuidarme solita enserio. ¿Entremos? Estoy loca por encontrarme con mi íntima amiga de nuevo.

-No seas payasa. Trata de ser lo más amable posible por favor.

-Sí no te preocupes, sé perfectamente lo que tengo que hacer.

Cabaña:

Rafael entró y Constanza enseguida lo vio. Le hizo una seña con la mano y lo siguió con la mirada, ignorante de lo que ocurriría. Atrás de él venía una mujer de cabello rubio, la cual entre tanta gente y tanto movimiento no podía ver bien. Rafael llegó a su encuentro y le dio un ligero beso en los labios:

-Perdón por el atraso, no volverá a pasar.

-No importa. ¿Dónde está tu amiga? Venía contigo.

-Fue al bar a pedirnos un pisco sour, al tiro vuelve.

-¿Y quién es?

-¿Mi amiga? La mamá de Fernanda.

-¿¡QUÉ!? ¿¡Y lo dices así tan suelto de cuerpo!?

-¿Hay algún problema?

-¡Claro que lo hay! ¡Cómo se te ocurre venir con tu ex mujer!

-No la considero mi ex mujer para nada. Somos tan solo amigos.

-¡Pero para mí ella sí es tu ex mujer!

-Ay Coni no empieces con tus ataques de celos de nuevo.

-Me dejaste sola como una hora y media por ir a encontrarte con tu ex mujer ¿Cómo crees que se siente eso?

-Te había dado casi lo mismo hasta que te dije que era la mamá de Fernanda. Coni por favor tenme más confianza, los celos no llevan a nada bueno.

-Es que me da tanto miedo Rafael, yo no te quiero compartir con nadie.

-Y no me compartirás, porque yo soy absolutamente tuyo ¿De acuerdo?

-De acuerdo.

Se estaban besando cuando Emilia llegó. Con un leve sentimiento de envidia, tosió y provocó su atención:

-Perdón por interrumpir.

-¿¡TÚ!?

Constanza no le daba crédito a lo que veían sus ojos. Se trataba de ella, de la persona que más detesta en el mundo. No podía creer que estuviera ahí, al frente suyo y con dos copas de pisco sour, no tenía garganta ni para gritarle, estaba en chock.

-Tanto tiempo sin verte Constanza –Le pasó una de las copas a Rafael- Para que veas que pequeño es el mundo ¿No te sorprende?

-Rafael por favor dime que ella no es la mamá de Fernanda.

-Pues…sí lo es. Pero… ¿Ustedes se conocen? –Cínico.

-Claro que sí Rafael. No recuerdas que te hablé de Martín Vuscovick.

-¡No te atrevas a mencionar de nuevo el nombre de Martín! –Histérica.

-Tranquila, no querrás armar un escándalo en plena fiesta o sí.

-¡Rafael te exijo que saques a esta bruja de acá!

-Pero Constanza qué actitudes son estas, recuerda que es la fiesta de tu casi nuero. Bueno…de mi nuero.

Magdalena de casualidad miró hacia la mesa de Constanza y vio la discusión que sostenía con Emilia. Se acercó e intentó intervenir:

-Coni por favor contrólate, no arruines la fiesta.

-Magda lo dices tan tranquilamente ¡Es a Emilia a quien tenemos alado!

-Lo sé…pero estamos en la fiesta de Nicolás, los problemas dejémoslos para otro momento

-Magda… ¿Acaso tu sabías que Emilia es la ex mujer de Rafael?

-Eso da igual Coni.

-Respóndeme ¡Sabías o no que Emilia es la madre de Fernanda!

-Sí lo sabía. Pero eso no es asunto mío, no correspondía que yo te dijera.

-¡Váyanse todos a la mierda!

Constanza se fue de la cabaña indignada. Rafael, Emilia y Magdalena se miraron cómplices:

-Deberíamos ir a buscarla…

-No Rafael. Hay que seguir con el plan, los meses no pueden seguir pasando, ya nos advirtió Fernanda.

Fernanda se acercó al grupo:

-¿Esa era Constanza?

-Sí.

-Entonces resultó el plan…

-Aún no termina. Debemos seguir las indicaciones de Katrina al pie de la letra.

-Me siento pésimo por hacerle esto a Constanza.

-Hazlo por Katrina, Magda. Piensa que todo esto es por ella.

-Ok…

Playa:

-¡Yapo’ Cris apúrate! –Paloma se dirigía al roquerío con descoordinación, había bebido más de la cuenta- ¡Apúrate que la noche se acaba!

-Paloma… ¿Por qué no volvemos a la fiesta?

-¿Acaso quieres volver a la fiesta Cris? –Le tomó la mano y siguió caminando- ¿No quieres estar solito conmigo?

-Sí obvio que quiero, pero…-Nervioso- Si nos vieran se podría prestar para malas interpretaciones.

-Que interpreten lo que quieran –Se sentó en la arena con la mirada desorientada- Yapo’ siéntate.

-Es que Paloma…tú todavía estás en tratamiento por lo del tumor, deberías ir a descansar.

-¡Pero si estoy perfecto, enserio!

-Paloma siempre estás perfecto, y te desmayas igual. No quiero que te pase nada ¿Me entiendes?

-Cris escúchame algo: Tengo quince años y me quedan otros quince para ser oficialmente una veterana ¿Acaso no tengo derecho a disfrutar mi adolescencia como cualquier niña normal? ¡Porque todas pueden salir, carretear, hacerse kagar con trago y no les dicen nada!

-Porque no todos tienen tu problema Paloma…

-¡Ay olvidémonos un rato de mi problema! Cris córtala de pensar tanto en el futuro, si Dios quiere que me muera me voy a morir igual. Piensa en el presente, esto es el presente mi amor, lo que estamos viviendo ahora. Al igual como mi papá y Magdalena supieron olvidarse del pasado, nosotros podemos olvidarnos que el futuro existe.

-Yo no quiero que te pase nada…

-Y no me va a pasar nada, te lo prometo –Con suavidad se tendió sobre el cuerpo de Cristián. Comenzó a besarlo con delicadeza, pero a medida que los minutos pasaban su intensidad aumentaba. El frío de la noche era sólo apaciguado por el calor que producían sus cuerpos en contacto, en el intercambio de caricias, en la entrega absoluta hacia el otro. Así pasó cerca de media hora de preámbulo, donde las hormonas parecían por segundos actuar solas, pero donde el amor siempre permanecía ahí, en aquel episodio tan importante para los dos. Lo demás, se quedará en la fría pero a la vez cálida noche de noviembre…

Cabaña:

-No puedo evitar sentirme mal por lo de Constanza ¡Es muy feo lo que le estamos haciendo!

-Constanza necesita evolucionar Rafael, no se puede quedar pegada siempre en el pasado.

-Le ha tocado una vida muy dura Mili, entiéndela.

-El problema es que el reloj de vida no parará porque Constanza sea una depresiva vitalicia. Puedes encontrar muchas justificaciones a su problema, pero eso a la vida no le interesa.

-Ponte en su lugar, mi infidelidad estuvo apunto de costarnos el matrimonio con Constanza.

-¡Ay pero eso fue hace más de veinte años! Y si le fuiste infiel fue únicamente porque ella no te supo retener.

-Estábamos mal como matrimonio, la infidelidad sólo terminó empeorándolo todo. Tal vez sería bueno que ustedes dos hablaran y…

-¡Ni cagando Rafael! Escúchame bien, si hay un defecto que jamás he podido ocultar es el orgullo, y esta no será la excepción. Yo no tengo nada que hablar con tu mujercita, si ella quiere ser una “depresiva for ever” no es mi problema. Ya pagué la deuda moral que tenía con ella al irme de Perla de Cristal.

-Pero no te enojes, si era sólo una idea.

-Me cargan tus ideas.

-Ya perdóname, en serio estoy arrepentido –Rafael miró el hermoso rostro de su amiga y no pudo evitar acariciarlo- No quiero que se revivan heridas del pasado.

-Yo no las he revivido Rafael –Se acercó- El problema es que Martín sigue aquí, sigue latente entre los habitantes de este pueblo. ¿Cómo pretendes olvidar tanto si tu rostro es un permanente recuerdo?

-Ayúdame, ayúdame a dejar a ese Martín atrás.

-Tal vez no quiera que ese Martín se vaya –Apenada- Tal vez yo tampoco hago otra cosa más que pensar en él cada vez que estoy contigo –Más seria- Pero eso da igual, no tiene ninguna importancia.

-Mili…logras ser tan linda cuando te lo propones.

En el equipo musical comenzó a sonar “La incondicional” de Luis Miguel. Rafael se levantó de la mesa y de la mano se llevó a Emilia a la pista. Abrazados escuchaban la melodía que entre la oscuridad y el grupo numeroso de personas, hacían del ambiente más increíble que pudiese existir. Rafael se acercó aún más y en el oído comenzó a cantarle:

-Tú
la misma de ayer
la incondicional
la que no espera nada

la misma de ayer
la que no supe amar.
no sé por qué…


-¿Por qué eres así Rafael? –Sonrojada- ¿Qué es lo que tienes que consigues que no deje de pensar en ti?

-No sé. Tal vez lo mismo que tú, que logras se me olvide todo el resto del mundo.

Emilia besó a Rafael en los labios y él respondió del mismo modo. Constanza, quien se encontraba a fuera, decidió entrar y disculparse por su actitud. Realmente ni Magdalena ni Rafael tenían la culpa de la mala relación que ella tenía con Emilia. Eso pensaba hasta que entró, y sus ojos presenciaron lo más inaudito que se imaginó vivir: Rafael y Emilia se estaban besando en vista y presencia de todo el mundo.
Una lluvia de ideas pasaron por su cabeza, el recuerdo constante de lo ocurrido hace veinte años con Martín la atormentaba. ¡Cómo podía ser verdad, Emilia consiguió quitarle al hombre que ama por segunda vez! ¿Qué era lo que tenía? ¿Acaso una mujer rubia no se encuentra en cualquier lado? ¡Esa mujer era una cualquiera, con la menor clase de escrúpulo!
Sólo atinó a salir corriendo, arrancarse de aquella escena que la llenaba de rabia, de impotencia. Fernanda desde un sector observó todo, con mucha pena y culpa en su corazón. Se dirigió al baño y ahí se encontró con la imagen de Katrina:

-No te sientas mal, nada es tu culpa, enserio.

-¿Cómo quieres que no me sienta mal? ¡Tuve la oportunidad de ahorrarle una gran pena a Constanza, y sin embargo no hice nada!

-Mi madre necesita pasar por todo esto. Créeme, si no estuviera segura de lo que te digo no te habría dicho que prepararas todo esto.

-No puedo entender la frialdad con que lo has tomado ¡Tú más que nadie deberías estar como me siento yo!

-Y a mí también me da mucha pena. Pero la noche aún no termina, y nos falta la parte más importante.

-No quiero hacerlo, con lo de Constanza fue suficiente para mí.

-¡Fernanda si no hacemos esto todo habrá sido inútil!

-Pero van a sufrir mucho, no quiero.

-El primero de diciembre todo ocurrirá, si no hacemos esto ahora llegado ese día el sufrimiento va a ser peor.

-¿Y si no resulta? Nos arriesgaremos demasiado.

-Va a resultar, te lo prometo.

-Confiaré en ti Katrina –Fernanda salió del baño y disimuladamente se dirigió hacia Gabriel (Iñigo Urrutia) - Gabriel tengo que hablar contigo.

-¿De qué sería?

-Es un regalo, un regalo que encontré y te lo quiero pasar. Pero necesito que me acompañes afuera.

-De acuerdo…

En el bosque:

-¿Fernanda hasta cuando caminaremos? Ya llegamos al bosque de Cristal y aún no me dices nada.

-Un poco más, sólo un poco más –A Fernanda le temblaban las piernas, el momento se acercaba.

-No quiero seguir adelante Fernanda, no me gusta venir a este lugar.

-Por favor, si estamos apunto de llegar.

-Pero dime de una vez.

Gabriel comenzó a intranquilizarse. Mientras más caminaba, más ruidos y más sensaciones sentía. De súbito, Fernanda se detuvo.

-¿Qué pasa?

-Llegamos.

-¿Y qué es lo que me querías dar?

-En realidad no es darte, si no mostrarte.

Fernanda sacó entre unos arbustos una especie de collar de perlas muy fino.

-¿Te recuerda algo?

-Cómo… ¿Cómo lo encontraste? –Impactado.

-Katrina me lo entregó.

-¿¡QUÉ!? ¿Fernanda estás loca?

-No. Yo cumplí con entregártelo.

-¡Pero Fernanda no me dejes así, dime como lo encontraste!

-Ya te lo dije: Katrina me lo entregó.

-¡Pero Fernanda eso es imposible! ¡Este collar yo se lo regalé a Katrina hace mucho tiempo atrás!

-Sí…y un día en este mismo bosque se le perdió. Pero ahora lo encontró, y me pidió que te lo pasara.

-¡Ay Fernanda de qué estás hablando! ¡Katrina está muerta!

Un fuerte ruido se sintió al pronunciar estas palabras. Una feroz ráfaga de viento comenzó a azotar el bosque.

-Toma –Le entregó el collar- ¡Adiós! –Fernanda salió corriendo bosque adentro.

-¡Fernanda espera! –Gabriel salió tras ella -¡Por favor Fernanda aún no terminamos de hablar!

Por más que Gabriel corría, la imagen de Fernanda parecía desvanecerse con los segundos. Entonces, llegó hasta una especie de acantilado, y abajo había un lago. Lo último que sintió fue como alguien lo empujaba, y en segundos logró ver el rostro de su agresor: Se trataba de Fernanda.
Cayó al agua y sus ojos vieron lo imposible: Katrina estaba en el fondo. Con sus hermosos ojos color miel lo observaba, su cabello brillaba con la luz de la Luna, su cuerpo desnudo se acercaba a él cada vez más. Katrina lo besó, y Gabriel perdió la conciencia…

Continuará…

Editado por Muneh, 12 noviembre 2008 - 13:01.



#2
Muneh

Muneh

    Estoy para Director Ejecutivo de canal

  • Usuari@ en Otoño
  • 11.954 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:unos Campos de Fresas :D
Lectores:

Pucha, no sé que realmente decirles. Para mí el respecto al lector es algo sagrado, y yo les he faltado el respeto. En serio lo único que les pido es disculpas, me excedí demasiado en los plazos.
Pero no tengo computador y en los escasos tiempos que mi papá me da para ocupar el suyo trataba de avanzar la foronovela. Pero cuando estaba apunto de terminarlo, mi I-pod se perdió y por más que lo he buscado no aparece. Así que tuve que hacerle TODO de nuevo, cosa es muy difícil porque nunca te quedará igual, y el capítulo que había escrito era buenísimo, me dio mucha pena en verdad.
Ahora logré terminarla porque no fui al cole (Me dio otitis, estoy pal% loly xD.gif ) y además mi papá se fue a trabajar y dejó su pc acá.

Bueno eso. Si quieren terminar de leerla bienvenidos, y si no los entiendo.
Les aviso que este seguramente será el antepenúltimo capítulo.
Estoy trabajando a full en el 19, con dolor de oídos, mareos, dolor de cabeza y demases xD.

Chao. Atte: Muneh. smile.gif

Editado por Muneh, 12 noviembre 2008 - 13:07.


#3
Chrisfe

Chrisfe

    Forista Gold

  • Usuari@ en Otoño
  • 24.465 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea
Colocándome al día, como prometí.
No sé cómo era el capítulo que se te perdió, pero éste quedó buenísimo. Se nota que nos acercamos al final: hay mucha tensión, suspenso y emociones.
Ojalá que ni a Magda o a Bárbara les pase algo. Es muy tierna esa historia. Y se viene el clímax: cuando Bárbara sepa la verdad. Eso va a ser fuerte.
En realidad, Connie se merece lo que le pasa. Los quejidos no sirven de mucho: si quiere recuperrar a su amor debería actuar.
Buen final: Gabriel ahora, enfrentándose a su pasado- presente, encarnado en Katrina.
Mañana o en estos días, leo lo que falta. Pero ánimo: tú sabes que es uma buena historia. Contratiempos, todos los tenemos.
Saludos y que tengas un buen año 2009.

PS: Qué risa me dio la parte en que Bárbara dice: "me faltan otros 15 años para ser una veterana" xD.gif


#4
Muneh

Muneh

    Estoy para Director Ejecutivo de canal

  • Usuari@ en Otoño
  • 11.954 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:unos Campos de Fresas :D
Es Paloma, Bárbara es mi amiga xD.gif
Que bueno qe te haya gustado smile.gif ... Cony necesita pegarse el alcachofazo imbecil.gif ... En fin...cada cosa cae por su peso.


#5
Chrisfe

Chrisfe

    Forista Gold

  • Usuari@ en Otoño
  • 24.465 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea
CITA(Muneh @ Jan 1 2009, 04:07 AM) <{POST_SNAPBACK}>
Es Paloma, Bárbara es mi amiga xD.gif

Es que... la actriz está tan compenetrada de su rol que ya parecen una sola xD.gif



CONTENIDO OCULTO
Esto es consecuencia de los estragos de año nuevo.


billy2.gif


#6
Muneh

Muneh

    Estoy para Director Ejecutivo de canal

  • Usuari@ en Otoño
  • 11.954 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:unos Campos de Fresas :D
Chrisfe por diooos que ejemplo me estai dando max.gif max.gif
Estuvo bueno el revoltijo? Soif08.gif


#7
Chrisfe

Chrisfe

    Forista Gold

  • Usuari@ en Otoño
  • 24.465 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea
CITA(Muneh @ Jan 1 2009, 11:23 PM) <{POST_SNAPBACK}>
Chrisfe por diooos que ejemplo me estai dando max.gif max.gif
Estuvo bueno el revoltijo? Soif08.gif

Jejeje, bastante tongue.gif


#8
Muneh

Muneh

    Estoy para Director Ejecutivo de canal

  • Usuari@ en Otoño
  • 11.954 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:unos Campos de Fresas :D
xD.gif

Mientras no hayas terminado como mi mamá.. tiesa en el sillón y sin posibiilidad de movimiento awelo.jpg .. está bien smile.gif

Editado por Muneh, 03 enero 2009 - 22:28.


#9
Shaskamaro

Shaskamaro

    La TV es mi adicción

  • Usuari@ en Otoño
  • 2.010 Mensajes
Excelente capítulo. Me adhiero a todo lo dicho por Chirsfe....excelente los diálogos, has mejorado caleta!


#10
Muneh

Muneh

    Estoy para Director Ejecutivo de canal

  • Usuari@ en Otoño
  • 11.954 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:unos Campos de Fresas :D
smile.gif Gracias!!





1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos